Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de agosto de 2020
  • Actualizado 17:00

Mercados móviles, una medida acertada

Mercados móviles, una medida acertada

Para nadie es una novedad el hecho de que los intermediarios (mayoristas que compran los productos de los agricultores y los revenden a los comerciantes) son los que más ganan, porque, poco menos son los que imponen el precio.

Desde que se aplican las restricciones para evitar que se propague el coronavirus, hace más de dos semanas, los precios de los artículos de primera necesidad comenzaron a incrementarse ante la vista y paciencia de las autoridades municipales, quienes, pese a que anunciaron controles estrictos, no lograron frenar la especulación y el agio.

Las cosas se complicaron aún más desde la semana pasada, cuando el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez decidió que los mercados, tiendas de barrio y supermercados solo deben atender de 7:00 a 12:00 horas de lunes a viernes, y determinó que el desplazamiento de las personas es bajo un calendario que toma en cuenta el último dígito del carnet de identidad.

El panorama no era nada alentador para las amas de casa, sobre todo de los barrios alejados del centro de la ciudad, que tenían que hacer peripecias para comprar todo lo necesario para alimentar a sus familias. Ante esa situación, las autoridades municipales de Quillacollo, el viernes pasado, anunciaron que pondrían en operaciones los mercados móviles,  desde el lunes, y así fue. Esa iniciativa consiste en que camiones de productos de primera necesidad recorran los diferentes barrios bajo un cronograma.

El lunes comenzaron a llegar a las zonas alejadas de ese municipio. Luego, ese mismo mecanismo lo aplicó Colcapirhua, Tiquipaya y, desde ayer, el Cercado.

Las verduras, hortalizas, frutas, carnes, huevos y abarrotes llegan a precios oficiales y bajo estrictos controles de personal de la Intendencia de cada municipio.

Nadie puede dudar que la idea de los mercados móviles es muy buena, porque acerca a los productores con los consumidores, por lo tanto, ambos grupos se benefician en estos días de cuarentena total. Pero sería bueno que las autoridades municipales también pongan énfasis en las medidas de prevención para evitar que se propague el COVID – 19.

El personal de la Intendencia debería controlar que los vendedores tengan barbijo, guantes y que los productos estén perfectamente cuidados y conservados. Asimismo, es fundamental que los compradores hagan fila respetando el metro o dos entre uno y otro, tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que también cumplan con la restricción del carnet de identidad.

No nos cansaremos de decir que las medidas de prevención son cruciales en estos momentos que vive el país, más aún considerando que cada día que pasa suben los casos de contagiados y muertos por el virus. Ahora, la vida de todos los bolivianos está en nuestras manos. No podemos ser irresponsables, las autoridades, con sus mecanismos, deben hacer cumplir a cabalidad las restricciones, y los ciudadanos tenemos que acatarlas sin ningún tipo de reclamo u observación. Solo basta mirar a Ecuador para darnos cuenta que si no tomamos con seriedad el tema de la prevención y la cuarentena total, la situación se complicará mucho más.