Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

Mercado de la coca sin injerencias

Mercado de la coca sin injerencias

¿Cuántos mercados son necesarios en el país para la comercialización de la hoja de coca destinada al uso tradicional? ¿Uno, dos, tres, o más? 

Las normas bolivianas reconocen, por el momento, dos centros de venta legal de hoja de coca, uno en el municipio de Sacaba, Cochabamba, y otro en la zona de Villa Fátima, en la ciudad de La Paz.

En el caso de La Paz, el mercado tradicional de Villa Fátima es “escenario” de disputas feroces, desde hace un mes, entre dos facciones cuyos dirigentes se atribuyen la representatividad de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), lo cual ha derivado en enfrentamientos que dejaron varias personas heridas, una de ellas de gravedad, que llegó a terapia intensiva.

Este conflicto, que empeoró a inicios de agosto, empezó en septiembre de 2021 cuando en una asamblea se eligió a Arnold Alanes como dirigente de Adepcoca, pero el mismo fue rechazado por los seguidores de Freddy Machicado, quien se atribuye la representatividad de esta organización.

Tras ser expulsado de los ambientes de Villa Fátima, Alanes abrió un “mercado paralelo”, cerca del que está en manos de Machicado, lo que derivó en enfrentamientos entre estos dos grupos, primero con el objetivo de quedarse en los ambientes de Adepcoca, y después con la intención de monopolizar la comercialización de la denominada hoja sagrada, de forma legal.

Para acabar con este conflicto que lleva un mes es urgente que las dirigencias de ambos grupos se sienten a dialogar para que, en una magna asamblea, se defina quiénes serán sus representantes, designados en una elección transparente, sin ningún tipo de injerencia.

Este conflicto no puede prolongarse más tiempo, porque es un perjuicio para el sector cocalero de La Paz, conformado por miles de familias, y para los vecinos que viven en Villa Fátima, debido a que conviven desde hace un mes con la explosión de dinamitas, el gas que arrojan los policías, las piedras que lanzan los enfrentados y la interrupción de las vías por donde deben transitar.

Lo que deben tomar en cuenta los productores de coca enfrentados es que todos tienen derecho a comercializar esta hoja milenaria, por lo cual ningún grupo puede exigir el monopolio de este mercado.

Se debe dialogar entre todos para encontrar una salida salomónica, donde todos cedan en algún punto, tomando en cuenta el bien mayor. Y para que no estallen más conflictos, deberá analizarse cuántos mercados necesita el país para comercializar la hoja de coca legal.

Si la demanda es elevada y los dos mercados legales no abastecen, será justificado abrir uno más, pero sí la comercialización no es grande, entonces no hay motivo para abrir un espacio más para su comercialización.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad