Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 02:12

Medicina tradicional y COVID

Medicina tradicional y COVID
En las últimas semanas estamos viendo que los casos de coronavirus se incrementan en el país, debido, principalmente, a que muchas personas bajaron la guardia y no cumplen con las medidas de bioseguridad. Frente a esa situación, nuevamente comenzaron a activarse grupos voluntarios de médicos y otros que ofrecen ayuda profesional destinada a los ciudadanos que tienen sospechas de haber contraído el mortal virus o que necesitan someterse a tratamientos preventivos. También salieron los kallawayas, que ofrecen las prácticas ancestrales con plantas para hacer frente a la COVID-19.
El abanico de alternativas está dado para que los cochabambinos decidan si es que optan por la medicina tradicional o se ponen en manos de la ciencia. Lo cierto es que en la primera ola de casos en el departamento y el país, miles de personas decidieron usar las plantas medicinales para fortalecer su sistema inmunológico y de alguna manera prevenir el contagio.
Esta semana, un grupo de kallawayas de la provincia Bautista Saavedra de La Paz utilizó la plaza 14 de Septiembre para dar a conocer las bondades de plantas como el eucalipto, la wira wira, la manzanilla y el mático, por mencionar algunas, para prevenir e incluso tratar el coronavirus.
Las bondades de las plantas para prevenir algunos males son por demás conocidas, claro está, si es que se usan de la manera correcta y en las cantidades adecuadas.
Es importante que los ciudadanos acudan a los lugares reconocidos y autorizados, ya que es posible que existan personas inescrupulosas que ofrezcan productos de mala calidad o que no tengan la preparación y formación suficiente para aconsejar a quienes opten por las hierbas para prevenir un posible contagio.
La propuesta de recurrir a la medicina tradicional está reconocida en el artículo 42 de la Constitución Política del Estado que señala: “La promoción de la medicina tradicional incorporará el registro de medicamentos naturales y de sus principios activos, así como la protección de sus conocimientos como propiedad intelectual, histórica, cultural, y como patrimonio de las naciones y pueblos indígena originario campesinos. La ley regulará el ejercicio de la medicina tradicional y garantizará la calidad de su servicio”
El vicepresidente David Choquehuanca pidió revalorizar la medicina tradicional para prevenir y tratar el COVID-19 en su etapa inicial, una práctica que realizan los pueblos y que fue heredada de sus ancestros.
Las autoridades del Servicio Departamental de Salud (SEDES) deberían poner énfasis en los controles a los lugares que ofrecen plantas medicinales y a los que se dedican a la medicina tradicional, ya que solo así se garantizará que las personas caigan en manos correctas y no en improvisados que pueden poner en riesgo la salud y la vida.