Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de junio de 2022
  • Actualizado 12:01

Mayor impulso para el Parque Industrial

Mayor impulso para el Parque Industrial

El Parque Industrial Santiváñez va consolidándose en el municipio que lleva el mismo nombre, pero aún se necesita mayor impulso para que se convierta en el polo de desarrollo que se proyectó en Cochabamba hace unos 50 años.

Un último informe de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba, de finales de marzo de 2022, daba cuenta de que al menos el 93% de los espacios ya estaba ocupado por empresas de diferentes rubros, por lo que ya se proyectaba una segunda fase para abrir sus puertas a industrias que requieren ampliar sus inversiones y aportar al desarrollo regional y nacional.

En esa oportunidad, los empresarios, a la cabeza de Luis Laredo, informaron que se habían establecido en los predios del Parque Santiváñez al menos 130 empresas.

Y en los últimos días se conoció de un proyecto  para instalar en este parque industrial una planta de fertilizantes granulados, que producirá nitrógeno, potasio y fósforo para cubrir la demanda departamental de estos componentes.

Que el Parque Industrial Santiváñez esté ocupado casi en su totalidad y que se proyecte la implementación de una industria de fertilizantes granulados son buenas noticias, empero, se requiere un mayor impulso para que este espacio se convierta realmente en un polo de desarrollo a nivel nacional y no solo departamental.

Toda vez que hay industrias ya establecidas en el Parque Industrial Santiváñez y que se encuentran en pleno proceso de producción, corresponde a los empresarios privados y a las autoridades municipales y departamentales trabajar en forma coordinada con el fin de dotar los servicios que sean necesarios para facilitar el trabajo de las industrias que apostaron por este proyecto que data de la década del 80.

Lo que se requiere es que las industrias allí establecidas empiecen a producir a gran escala, con el objetivo, primero, de abastecer al mercado local y nacional, para luego expandir sus metas a la exportación, pero en cantidades significativas, tal como exigen los nichos internacionales.

 Otro objetivo de los responsables del Parque Industrial Santiváñez debe apuntar a que industrias que se encuentran en otros departamento (porque dejaron Cochabamba en algún momento) regresen a su terruño y aporten a la economía regional.

Si se sigue impulsando el desarrollo del Parque Industrial, como en los últimos años, lo más probable es que se requiera no solo una segunda fase, sino hasta una tercera para albergar a todas las industrias que vean en este espacio una oportunidad de crecer  y de pensar en la implementación de nuevos emprendimientos.

Lograr las metas que se han trazado desde los años 80 está en manos de empresarios, autoridades y de quienes arriesgan haciendo empresa en la región y, claro está, con el apoyo de todos para consumir lo que se produce en el país.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad