Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 18:33

Más trabajo, menos pugnas políticas

Más trabajo, menos pugnas políticas

El Movimiento Al Socialismo (MAS) ha sufrido uno de los reveses más duros de los últimos años, en lo que a resultados electorales se refiere, porque ni el más pesimista de sus militantes pensó que la oposición ganaría las cuatro plazas que se sometieron a la segunda vuelta el 11 de abril.

Las gobernaciones de Pando, Tarija, Chuquisaca y La Paz (aunque aún se realiza el cómputo oficial en este último departamento) quedan en manos de partidos de la oposición, lo que resquebraja la hegemonía que tenía el MAS, partido que en las elecciones subnacionales de 2015 salió airoso en seis departamentos. 

Sin embargo, pese a haber perdido en las cuatro gobernaciones que fueron a balotaje, el MAS tiene mayoría en las asambleas departamentales, lo que podría dificultar la toma de decisiones en estas regiones, situación que iría en detrimento de la población, más que de las tiendas políticas.

Tras conocer los resultados, el presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez (MAS), exhortó a los gobernadores electos a trabajar unidos por la reactivación económica del país, sin (léase) importar el color del partido político de la autoridad.

Y en esa misma línea deberá enmarcarse la actitud de los otros dirigentes del MAS, así como de los líderes de la oposición, porque es hora de trabajar por el país y dejar de pensar en los intereses partidarios.

Las autoridades electas, alcaldes y gobernadores que asumirán el 3 de mayo próximo sus cargos, tienen al menos tres grandes desafíos por delante: gobernar para todos, reactivar la economía del país y garantizar la atención de salud en tiempos de pandemia.

Los enconos que tuvieron los actores políticos rivales deberán quedar sepultados en lo que fue un proceso electoral bastante largo en el país, porque no hay tiempo para más desencuentros y la población pide, a gritos, trabajo, estabilidad económica, salud universal, educación de calidad y servicios básicos en todos los hogares.

Los actores políticos de los diferentes frentes son adversarios, pero no enemigos, por lo tanto, tendrán que aprender a trabajar en equipo para construir los proyectos que beneficien a la población.

En Cochabamba, el alcalde electo Manfred Reyes Villa (Súmate) y el gobernador electo Humberto Sánchez (MAS) dieron señales de apertura para trabajar en forma coordinada, ejemplo que debería ser emulado en los otros departamentos, aunque resulte difícil de lograr, debido a que se anteponen los intereses partidarios o simplemente la animadversión que se tienen unos contra otros.

Al interior de cada partido, los líderes y sus militantes tendrán que evaluar en qué fallaron y, después de una reflexión exhaustiva, tomar decisiones. Una de ellas, la urgente renovación de líderes, porque el país necesita ideas nuevas que estén acordes a la realidad que vivimos.

Desafíos

Las autoridades electas tienen al menos tres grandes desafíos: gobernar para todos, reactivar la economía y garantizar la atención de salud en tiempos de pandemia.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad