Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 13 de junio de 2021
  • Actualizado 03:37

Más plantas de oxígeno para Cochabamba

Más plantas de oxígeno para Cochabamba

En los últimos días se han entregado dos plantas generadoras de oxígeno, una en el hospital del Sud y otra en un hospital de tercer nivel en construcción en Villa Tunari, cuya producción permitirá resolver en parte la escasez de este insumo que afecta a los pacientes críticos que están internados a causa del coronavirus.

Sin embargo, la planta que fue donada por la CBN, con una capacidad de producir oxígeno para 95 cilindros diarios, y la de Villa Tunari, entregada por el Gobierno, no son suficientes para cubrir la demanda que existe en los hospitales y hogares de Cochabamba donde hay pacientes COVID.

La primera reacción de los usuarios de las redes sociales, tras conocer que la cervecería donó una planta de oxígeno fue preguntarse dónde están las otras empresas de Cochabamba para que realicen acciones similares, es decir, que, como parte de su programa de Responsabilidad Social Empresarial, coadyuven al sistema de salud dentro de sus posibilidades.

La escasez llegó a tal extremo que incluso la planta generadora de oxígeno en Arbieto (Valle Alto) anunció que atendería exclusivamente a hospitales y ya no podría vender este insumo a personas particulares que en las últimas semanas formaron largas filas para comprar oxígeno.

Por eso es urgente, al menos mientras dure esta difícil coyuntura por la que atraviesa el departamento a causa del aumento de casos de coronavirus, instalar otras plantas de oxígeno para garantizar este insumo para todas las familias que lo necesiten.

Las personas cuyos familiares necesitan oxígeno o terapia intensiva no deberían peregrinar más de un lado para otro en busca de estos soportes vitales, sino que el Estado, mediante los tres niveles de gobierno, tiene que garantizar el acceso a la salud para todos.

Además de garantizar el oxígeno, que es un insumo vital para la vida, los gobiernos de los tres niveles deben también instalar más unidades de terapia intensiva, contratar personal para los centros hospitalarios y abastecer de medicamentos a los hospitales.

Y, lo más importante, no bajar la guardia en lo que respecta a las campañas de concienciación para que de una vez la población cumpla las medidas de bioseguridad porque es la única manera, como repetimos insistentemente, de lograr que los cientos de casos diarios de coronavirus bajen y que, por ende, las muertes también disminuyan hasta que no se produzca ningún deceso.

Lo ideal sería que no existan más confinamientos, pero si el número de casos sigue subiendo, a las autoridades del departamento no les quedará otra alternativa, por responsabilidad y con el fin de salvaguardar la salud de la población.

Hoy, la sala situacional analizará cómo está Cochabamba y de ese resultado depende las nuevas determinaciones que emanen las autoridades de la Gobernación y de los municipios.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad