Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 20 de abril de 2021
  • Actualizado 13:15

Más golpeados por la pandemia y la crisis

Más golpeados por la pandemia y la crisis

La crisis económica, agravada aún más desde el brote de la pandemia del coronavirus, afecta con fuerza a diferentes rubros, los cuales, por sobrevivir, han tenido que utilizar estrategias incluso que están fuera de lo establecido en la ética profesional.

Eso ha ocurrido, por ejemplo, en el caso del rubro hotelero, en el que, según denuncia de los representantes de este sector, hay propietarios de establecimientos que cobran por debajo de los precios mínimos, es decir, trabajan a pérdida con el consecuente perjuicio para el resto.

El denominado dumping, o competencia desleal, está causando daño no solo en el rubro hotelero, sino también en otros sectores que se ven obligados a bajar sus precios hasta el mínimo, tan solo para tratar de recuperar parte de su inversión.

Si la situación sigue en ese sentido, muchas empresas pueden quebrar con el consecuente despido de cientos de trabajadores que dependen de sus empleos para llevar el pan de cada día a sus familias.

En el caso concreto del sector hotelero, según el informe que emitieron los responsables de este rubro, menos del 60% está funcionando, lo que implica una situación más que crítica que debe ser revertida en el menor plazo posible para evitar la desaceleración de este sector que es uno de los puntales para la actividad del turismo en una región.

Revertir la crisis económica que ha golpeado a los diferentes sectores, con más dureza en algunos casos, costará mucho esfuerzo y recursos ingeniosos, pero se debe encarar inmediatamente.

Cada día se escuchan testimonios e información desde los diferentes rubros económicos que dan cuenta de la crítica situación por la que atraviesan, y ahí caemos en cuenta de que el trabajo debe ser a mediano y largo plazo, con la participación de todos los sectores, de modo que se pueda superar este difícil trance.

Cuando se reactiva un sector económico, otros rubros relacionados con el mismo se benefician, por ejemplo, el transporte, la gastronomía y las empresas que prestan sus servicios, de una u otra forma a la hotelería.

Lo mismo sucede cuando la industria, el comercio y las empresas de servicios recuperan su dinamismo, benefician a otros sectores que viven en torno a los mismos.

Salir de la crisis económica, sin descuidar las medidas de bioseguridad para protegernos de la pandemia, es posible, eso depende del concurso de todos los estantes y habitantes del país.

Y ahora más que nunca se deberá privilegiar el consumo de los productos hechos en Bolivia, sin que eso implique caer en el chauvinismo.

Consuma lo nuestro, hecho en Bolivia es un eslogan que surgió hace un par de décadas y que cobra mayor fuerza en estos momentos de crisis, cuando la pandemia aún sigue presente en nuestras vidas.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad