Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 04 de agosto de 2020
  • Actualizado 10:49

Más compromiso y responsabilidad

Más compromiso y responsabilidad

En Cochabamba, 19 de los 47 municipios se mantienen en Riesgo Alto, 26 se mantienen en Riesgo Medio y 2 en Riesgo Moderado, según el último reporte dado a conocer el viernes por el Ministerio de Salud.
Asimismo, los municipios de Tarata, Independencia, Tiraque, Tolata, Pojo, San Benito, Arbieto y Aiquile subieron de categoría y se ubican en Riesgo Alto; mientras que Cliza, Villa Tunari, Arque, Capinota, Mizque, Chimoré y Sicaya, en la última semana, bajaron a Riesgo Medio. 

Lo que llama la atención es que Cercado permanece entre los 10 municipios con mayor riesgo de contagio, con 0.448 de promedio. 

Preocupan los datos del Ministerio de Salud porque, pese a las medidas como la cuarentena mixta (flexible y rígida) y el rastrillaje casa por casa que se están aplicando en varios municipios, entre ellos Cercado, los casos de contagio del coronavirus siguen en aumento.

¿Qué está pasando en Cochabamba? De seguro hay varias razones, pero, entre las principales se podría mencionar que aún no se logra articular el trabajo de todas las instituciones (Gobierno central, Gobernación y alcaldías). Si bien hay avances, todavía hay problemas y necesidades que no están siendo atendidas, pese a que son prioritarias como el tema de los ítems para el personal de salud y la provisión de equipos e insumos suficientes para atender a las personas que están contagiadas con la COVID-19.

También se nota que hay cansancio en las Fuerzas Armadas y Policía, que sostienen el sistema de control desde el 22 de marzo, fecha en que el Gobierno de Jeanine Áñez decretó el aislamiento total para frenar la propagación del coronavirus. Los efectivos realizan los operativos los siete días de la semana, durante casi todo el día. Asimismo, al ser personal de primera línea, como los médicos, enfermeras, técnicos, entre otros del sector salud, policías y militares están expuestos al virus y, en la mayoría de los casos, no cuentan con la indumentaria y equipos de bioseguridad.

No se puede dejar de lado la irresponsabilidad de muchas personas que ni siquiera cumplen con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de usar el tapabocas, mantener una distancia de al menos un metro y medio entre persona a persona y lavarse constantemente las manos, medidas para prevenir la propagación del mortal virus.

En los últimos días, los casos de contagios y muertes se incrementan en Cochabamba; hasta el lunes habían 8.104 casos positivos y más de medio millar de muertos.

Frente a ese panorama, es hora de que las autoridades unan fuerzas y realicen un trabajo conjunto para frenar los contagios. El sacrificio que están haciendo muchas personas al respetar el aislamiento no puede ser en vano. Urgen acciones más concretas, agresivas y sostenidas para contener la pandemia y precautelar la vida y salud de los cochabambinos.