Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 13:14

La mala cultura tributaria

La mala cultura tributaria

Cada día, la Alcaldía de Cochabamba embarga entre 15 y 20 bienes inmuebles debido a deudas por impuestos municipales. Si los propietarios no regularizan su situación, las viviendas pueden ser rematadas. Los datos conocidos este miércoles, difundidos por el director de Recaudaciones, Milton Rojas, dan cuenta de que en Cochabamba hay aún muchos propietarios de viviendas que no cumplen con sus obligaciones tributarias, es decir, no cancelan a tiempo sus tributos.

Los impuestos que se recaudan cada día en las reparticiones municipales se utilizan (una parte) en la construcción de obras que benefician a los diferentes barrios de Cochabamba y, por lo tanto, el pago de los tributos debe realizarse según el cronograma que cada año publican los municipios del departamento.

Un ejemplo de elevada morosidad, según las autoridades de la Alcaldía, es el de un bien inmueble cuyos propietarios deben desde 1995. El monto acumulado es de cerca de 800 mil bolivianos.

En este caso en particular tienen responsabilidad el propietario o propietarios de esta vivienda, pero también la administración municipal que dejó pasar tanto tiempo sin cobrar los impuestos adeudados.

En algunos casos, cuando una persona debe un año de impuestos, la Alcaldía lo declara en mora y envía al propietario requerimientos para que se cancele la mora, caso contrario, se inician procesos administrativos. Pero en otros casos, como el de esa vivienda con mora desde 1995, se deja pasar, por negligencia, y cuando el monto es demasiado elevado es más difícil de cobrar.

Las personas o familias que son propietarias de algún bien, no tienen que esperar a que su deuda se acumule y deberían cumplir con esta obligación cada año, para que así no se acumulen los intereses o multas que son difíciles de pagar.

Asimismo, la Alcaldía debe (y en algunos casos lo hace) realizar campañas de difusión de los beneficios que implica pagar los impuestos, para la misma población, es decir, para que se mejoren las calles, los parques, la infraestructura hospitalaria, entre otros trabajos.

Las personas deben estar conscientes que la falta de pago de impuestos, y más si son de varias gestiones, puede llevar al remate de sus propiedades, muchas veces en montos menores a los que invirtieron, y pueden perder una propiedad que les costó toda una vida de trabajo.

Por eso es mejor no descuidarse y pagar a tiempo los impuestos, para no tener que llegar a procesos que en algunos casos pueden ser irreversibles.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad