Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00

Loteadores, mafias que crecen

Loteadores, mafias que crecen

El departamento de Cochabamba ocupa, lamentablemente, el primer lugar en avasallamientos de tierras, seguido por Santa Cruz y Tarija, según se desprende de un informe proporcionado la semana pasada por la magistrada del Tribunal Agroambiental, Ángela Sánchez.

Este informe emitido por la magistrada es muy preocupante porque confirma, una vez más, que los denominados loteadores siguen haciendo de las suyas, sin que haya una acción firme de la Justicia (jueces y policías) para desbaratar las mafias que operan en forma descarada, quitando propiedades a personas que han trabajado toda su vida para adquirir terrenos.

El Tribunal Agroambiental recibió en los últimos cinco meses 21 denuncias de avasallamientos, lo que debe llamar la atención de las autoridades en general, debido a que no se respeta la propiedad privada y grupos delincuenciales, armados, con el apoyo de turbas, toman posesión de tierras que no les pertenece.

Los avasallamientos son, por lo general, tomas violentas, que deja heridos y en algunos casos personas fallecidas, por lo que la acción de la Justicia debería ser implacable con estos grupos para que no se siga cometiendo este delito que pone en vilo a quien tiene una propiedad, más si se trata de un predio que es alejado de la ciudad.

En casos extremos, los avasalladores han procedido a secuestrar a personas que se ponían por delante de ellos y si bien fueron aprehendidos después de semanas, son liberados por jueces que están a cargo de estos casos.

Está vigente en el país desde el año 2013 la Ley 477 Contra el Avasallamiento y Tráfico de Tierras, pero hasta la fecha hay pocas personas procesadas y encarceladas por este delito violento, pese a que en más de un caso se conoce los nombres de quienes se dedican a apoderarse de las propiedades ajenas.

En Cochabamba, según el informe del Tribunal Agroambiental, uno de los sectores más afectados por los avasallamientos es la zona sur, porque hay todavía grandes extensiones de terreno y debido a la posibilidad de ampliación de la mancha urbana.

Asimismo, las personas que desean tener un techo propio deben tener cuidado con las ofertas que reciben, de terrenos a bajos precios, en los cuales (según les indican) deben asentarse, incluso por la fuerza, para conseguir en algún momento el derecho propietario.

Estas personas que hacen caso a los avasalladores se convierten en cómplices porque se están asentando en terrenos que pertenecen legalmente a otras personas.

Para desbaratar a las mafias de loteadores es importante realizar un trabajo conjunto entre la Policía, fiscales y jueces, y la población, porque el día de mañana cualquier persona puede ser víctima de los avasalladores y perder su propiedad.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad