Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de junio de 2021
  • Actualizado 00:07

Tras la limpieza del Rocha, ¿qué viene?

Tras la limpieza del Rocha, ¿qué viene?

Un ejército de personas, entre funcionarios, voluntarios, bomberos y curiosos, llegó este fin de semana hasta el río Rocha para tratar de levantar parte de los cientos de toneladas de basura que contaminan este curso de agua.

Hay tal cantidad de desperdicios en este cauce que se necesitaría no solo de una jornada de limpieza, sino al menos de un par de semanas de trabajo ininterrumpido para retirar las bolsas de plástico, las llantas de goma, los colchones de paja, los pañales desechables, los barbijos y los animales muertos que son arrojados por gente inescrupulosa.

Este curso de agua sigue siendo utilizado como una alcantarilla abierta, donde arrojan sus aguas residuales los barrios que no cuentan con este servicio e industrias que no tienen plantas de tratamiento.

Toda esta mezcla de basura y residuos líquidos convierten al Rocha en un gigantesco foco de contaminación que va en detrimento de miles de familias que viven cerca de este curso de agua en todo su trayecto.

Y después de la limpieza realizada este fin de semana, como se ha hecho ya en varias oportunidades, ¿qué se espera hacia adelante? ¿Es posible mantener limpias las áreas liberadas de basura? Si las autoridades y los vecinos coadyuvan en lo que les toca, lo más seguro es que se pueda recuperar este curso de agua.

Como parte de la recuperación del Rocha, las autoridades tendrán que, finalmente, ejecutar los proyectos que se han elaborado con ese fin, y los vecinos  dejar de botar la basura en este espacio.

De nada servirá si se sigue con esa mala costumbre de arrojar basura en este y otros espacios públicos, porque más temprano que tarde tendremos al río Rocha convertido nuevamente en un muladar, que además de intoxicar con sus pestilentes olores, brinda un pésimo aspecto a quienes visitan Cochabamba o viven en la ciudad jardín.

La iniciativa de limpiar el río Rocha, o cualquier otro espacio público, es plausible y se debería continuar hasta que no quede un solo papel por levantar, con la participación de la mayor parte de las personas, pero, como decían en la Empresa Municipal de Servicios de Aseo, “la ciudad más limpia no es la que más se barre, sino la que menos se ensucia”.

El alcalde electo de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, adelantó que tiene un proyecto integral para recuperar el río Rocha que contempla la implementación de plantas de tratamiento y garantizar agua en forma permanente.

Si este proyecto es serio y se logra ejecutar durante los próximos años será finalmente una promesa cumplida, porque durante la última década se han presentado propuestas de toda índole para recuperar este curso de agua, pero, al final, se demostró que todo formaba parte de una estrategia electoral.

Esperemos que esta propuesta sea, esta vez, seria y se pueda recuperar el río Rocha.

Muladar

De nada servirá si se sigue arrojando basura en espacios públicos, porque más temprano que tarde tendremos al río Rocha convertido nuevamente en un muladar.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad