Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de julio de 2020
  • Actualizado 10:34

Leyes renuncia y vuelve la incertidumbre

Leyes renuncia y vuelve la incertidumbre

La historia de José María Leyes  como alcalde de Cochabamba terminó. Ayer renunció al cargo. Argumentó dos razones: la primera es que su mandato constitucional finalizó el 31 de mayo, y la segunda, que se vio obligado a tomar esa determinación por el “hostigamiento”, “persecusión” y “amenazas” a su familia. Acusó al Gobierno de Jeanine Áñez de esos hechos.

En los últimos días corrió un rumor de que renunciaría. Es más, el 27 de mayo, cuando fue detenido y sacado de su casa, su esposa señaló que Leyes estaba dispuesto a dar un paso al costado para que su familia tenga “tranquilidad”. Sin embargo, esa decisión sorprendió a muchos.

De los cinco años que Leyes debería ejercer como Alcalde, los últimos dos estuvo inmerso en varias denuncias de corrupción que lo llevaron a estar con detención domiciliaria y, posteriormente, fue encarcelado. En abril de 2018 comenzaron los procesos legales y judiciales que lo alejaron del municipio y dio pie a que dos concejales de su partido político, Karen Suárez e Iván Tellería, ejerzan ese cargo como suplentes temporales.

El Alcalde fue acusado por la compra de 92 mil mochilas chinas con un presunto sobreprecio de más de 10 millones de bolivianos. También por contratar de forma irregular la provisión de comida para militares y policías.

Si bien Leyes tiene todo el derecho de tomar cualquier decisión personal, sin embargo, son preocupantes las consecuencias que traerá para Cochabamba que, en estos momentos tiene que hacer frente al coronavirus, más aún considerando que la mayor cantidad de casos positivos están en ese municipio.

A eso se suman varios conflictos vecinales y sindicales que esperan una solución. Ayer, pobladores de los alrededores del botadero de K´ara K´ara dieron 48 horas a la Alcaldía para que apruebe la entrega gratuita de agua potable. Un compromiso que, según ellos, no fue cumplido.

Con la renuncia de Leyes también se “paraliza” el Gobierno municipal, ya que, por ejemplo, solo para que sea autorizada la firma de la nueva autoridad en los bancos e instituciones del Gobierno nacional se necesitan varias semanas.

Otro de los problemas se dará al interior de los Demócratas, partido que tiene mayoría en el Concejo, ya que tendrán que “negociar” y definir cuál de los concejales asumirá como Alcalde títular hasta que los cochabambinos vuelvan a las urnas, lo que sería a finales de diciembre o inicios de 2021, ya que se prevé la convocatoria al proceso electoral en los 120 días posteriores a la posesión del nuevo presidente o presidenta de Bolivia.

Ojalá que la elección del nuevo alcalde o alcaldesa sea en el menor tiempo posible. Cochabamba está en emergencia y la prioridad ahora es frenar la peligrosa propagación del mortal coronavirus.

 

 

Rápido

Urge que a la brevedad posible se elija a un nuevo alcalde o alcaldesa, ya que Cochabamba necesita acciones concretas para frenar la propagación del coronavirus.