Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 05 de agosto de 2020
  • Actualizado 17:50

El lado bueno del coronavirus

El lado bueno del coronavirus

Desde el 17 de marzo, es decir hace 22 días, está en vigencia la cuarentena en el país. Inicialmente, la restricción para la circulación de personas y vehículos era por 12 de las 24 horas del día. Luego, desde el 22 de marzo, los bolivianos tienen solo 5 horas para salir a realizar compras de alimentos y otros artículos, mientras que el desplazamiento de motorizados es mínimo, porque solo pueden circular con una autorización especial los que trasladan a personal de salud, militares, policías y los que se encargan de proveer alimentos.

Nadie puede dudar de la letalidad del coronavirus y de los serios problemas que está generando en Bolivia y el mundo. Está paralizando el sector productivo y todas las actividades comerciales, deportivas, educativas y sociales; pero, también es evidente que, siendo positivos dentro de todo lo negativo del virus, podemos indicar que el lado “bueno” del COVID – 19 es la contribución a la limpieza del aire que respiramos y a la conservación del medioambiente.

Datos de la Dirección de los Derechos de la Madre Tierra de la Gobernación de Cochabamba señalan que los niveles de contaminación en el aire se redujeron entre un 80 y 90%, gracias a la cuarentena. El tema es más que alentador. Pero también es importante ver que después de decenas de años, según los adultos mayores, por el lecho del río Rocha discurre agua cristalina, aunque, lamentablemente, contaminada.

Pero, no solo en la Llajta se tiene beneficios ambientales. Según datos del Gobierno municipal, en La Paz disminuyó también la contaminación en un 60%.

Santa Cruz no es la excepción, y la Gobernación ha informado que la concentración de contaminantes bajó hasta en un 50%.

En Chuquisaca, el panorama es muy alentador, ya que la calidad del aire mejoró sustancialmente en un 60%, de acuerdo a información del secretario de Medio Ambiente del Gobierno Departamental de Chuquisaca, Víctor Gallardo.

En los países vecinos como Chile y Perú, donde también hay cuarentena total, los niveles de contaminación bajaron hasta en un 50%, sobre todo, en Santiago y Lima, respectivamente.

En el resto del mundo, se ve que el “beneficiado” del coronavirus es el medioambiente. Un informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con datos tomados de la NASA, dan cuenta que en China, desde finales de enero del presente año, en plena cuarentena, la concentración de dióxido de nitrógeno, uno de los contaminantes más frecuentes en las zonas urbanas, disminuyó entre 30 y 50%. Mientras, en Italia, durante las cuatro a cinco últimas semanas, la contaminación del aire se redujo en un 10% cada siete días. En España y otros países de la Unión Europea, los datos son muy similares a los de Italia.

Una vez más queda de manifiesto que en Cochabamba, y de seguro en el resto del país, uno de los principales agentes contaminantes es el parque automotor viejo, descuidado y sin mantenimiento que, a vista y paciencia de las autoridades, circula por las calles y avenidas de nuestra ciudad. Y no lo dice este medio de comunicación, sino decenas de estudios realizados por organizaciones nacionales e internacionales.