Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de julio de 2021
  • Actualizado 09:44

La lactancia materna y la Ley 3460

La lactancia materna y la Ley 3460

Las empresas privadas y las entidades públicas tienen la obligación de garantizar el derecho a la lactancia para las madres trabajadoras que se encuentran en esta etapa, pero no todas cumplen con la Ley 3460 de Fomento a la Lactancia Materna.

En algunos casos, más bien, según denuncias de madres lactantes, las empresas privadas o las instituciones públicas las presionan para que no ejerzan este derecho que les corresponde y se callan por el temor a ser despedidas.

"Pareciera que ser mujer, madre y en etapa de lactancia es un perjuicio para las empresas, nos discriminan en nuestras aspiraciones", denuncia una funcionaria pública que, de cierta forma, resume las adversidades que sufren otras mujeres en esta situación.

La Ley 3460 es precisa respecto a la lactancia materna. Las entidades (públicas y privadas) deben garantizar un espacio adecuado para que las madres den el pecho a sus recién nacidos, hasta por lo menos seis meses, además de una hora libre en el transcurso de su jornada de trabajo para este fin. O, como alternativa, permitir que salgan una hora antes de su fuente de empleo, asegura la Dra. Mirtha Vera, quien es parte del Comité de Lactancia Materna del Policlínico de Atención Integral en Salud de Especialidades (PAISE) de la Caja Nacional de Salud.

Empero, muchas mujeres desconocen este beneficio o sienten temor de exigir que se cumpla porque piensan que pueden ser echadas, por lo que deciden no denunciar cuando se vulnera su derecho.

La especialista recuerda que la lactancia materna tiene múltiples beneficios para la salud de los bebés y sus madres, además de ventajas económicas, por lo que todas las empresas y entidades públicas deben cumplir al pie de la letra esta norma, porque de una lactancia adecuada depende una buena salud de los recién nacidos. Y eso repercutirá positivamente, porque menos niños se enfermarán y no ocuparán los servicios de salud.

Parece un contrasentido cuando a la madre se le realizan mil promesas de bienestar y se la enaltece el 27 de mayo, pero el resto del año se la olvida, discrimina y se ejerce violencia contra ella.

Es imperioso empezar a respetar a las madres los 365 días del año, empezando por derechos tan esenciales como el respeto a su vida y, en este caso concreto, a que ejerza con libertad la lactancia materna.

Los comités de lactancia materna deben controlar que se cumpla este beneficio para el binomio madre-niño y denunciar cuando hay vulneración de este derecho, caso contrario se convierten en cómplices.

La lactancia materna es un derecho fundamental de cuyo cumplimiento depende la vida de miles de niños. Por eso, está en manos de todos exigir que se cumpla a cabalidad la Ley 3460, sin concesiones de ningún tipo.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad