Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 23 de abril de 2024
  • Actualizado 03:42

Jubilación enfrenta a médicos y Gobierno

Jubilación enfrenta a médicos y Gobierno

Los médicos del país realizan un paro de 48 horas en contra de lo que ellos consideran una “jubilación forzosa” a los 65 años, según el proyecto de ley 035 que analiza el Gobierno para modificar la actual ley de pensiones.

Si bien los galenos tienen argumentos para realizar este paro de 48 horas (miércoles y jueves), los más perjudicados son los pacientes, especialmente quienes deben recibir atención médica urgente o tienen cirugías programadas.

Los médicos tratan de salvar su responsabilidad ante la población respecto a este paro, asegurando que las emergencias se atenderán, a pacientes que hayan sufrido algún accidente de gravedad o si se encuentran en una situación en la que peligra su vida.

Sin embargo, lo que debe tomarse en cuenta es que los pacientes que tienen cirugías programadas o aquellos que llegan hasta los hospitales o centros de salud para una consulta con algún especialista merecen también recibir atención médica oportuna.

A diferencia de otros rubros, a un paciente no se le debería decir “vuelva mañana”, porque si una enfermedad no es tratada a tiempo, como confirman los mismos médicos, puede empeorar hasta derivar en la muerte.

Si algunos médicos se oponen a la jubilación a los 65 años, o por lo menos a demostrar que aún tienen las condiciones de salud para seguir ejerciendo, es porque - según el Gobierno- no quieren dejar de percibir los sueldos del Estado.

Otro argumento de los médicos, que han empezado a manejar, es que en el momento de jubilarse (como ocurre con otros sectores) es que percibirán rentas “miserables” que no alcanzan para tener una vida digna.

En ese entendido, lo que deberían hacer los médicos es realizar propuestas para que las rentas puedan mejorarse. Lo que se conseguiría con más aportes y mejores rendimientos del dinero que cada trabajador deposita en su cuenta individual durante décadas de trabajo.

La Gestora, que administra ahora el sistema de pensiones del país, debe trabajar para que el rendimiento del dinero del aportante mejore hasta llegar a por lo menos el 6%, de modo que eso posibilitará pagar a los jubilados una mejor renta y no el mínimo que gana la mayor parte actualmente.

El Gobierno asegura que no se pretende obligar a ninguna persona a jubilarse a los 65 años, sino que se busca subir las rentas de los jubilados.

Entonces, el Ejecutivo debería plantearse como meta mejorar la renta de los jubilados, siempre y cuando sea sostenible en el tiempo, además de dar el mismo trato a todos, sin privilegios, como sucede actualmente con algunos sectores que reciben el 100% de sus salarios, mientras que otros tienen que sobrevivir con menos de 1.000 bolivianos. Eso confirma que en los jubilados hay también los de primera, los de segunda e incluso los de tercera.