Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 15:11

Irresponsabilidad en ocho municipios

Irresponsabilidad en ocho municipios

Hace más de dos semanas, las autoridades de Cercado, uno de los municipios que más casos positivos concentra en el departamento de Cochabamba, comenzaron a aplicar una cuarentena rígida los domingos. Luego, se plegaron a la medida los del eje metropolitano (Vinto, Quillacollo, Colcapirhua y Tiquipaya). El objetivo, frenar la propagación del mortal coronavirus.

Este medio de comunicación informó ayer que de los 10 municipios que están considerandos por el Ministerio de Salud como de “alto riesgo”, solo dos (Cercado y Tiquipaya) están aplicando medidas extremas para proteger a los vecinos y evitar más contagios; los otros, San Benito, Arani, Aiquile, Punata, Pasorapa, Toco, Tolata y Cliza no han considerado el tema.

El director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Yercin Mamani, expresó preocupación porque esos municipios no están aplicando las disposiciones establecidas por el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), que determinó inmovilización de los ciudadanos y suspensión de todas las actividades, salvo las relacionadas con el tema de salud, entre las 00:00 horas de los domingos y las 05:00 de los lunes.

Un informe del COED señala que de los 47 municipios de Cochabamba, 31 tienen casos positivo, es decir que en más del 50% del departamento el virus está activo.

¿Cómo es posible que las autoridades de esos ocho municipios no apliquen acciones para proteger a su población? ¿Dónde quedó el rol y la autoridad que tiene la Gobernadora para exigir que se cumplan las determinaciones del COED? La prevención y el cuidado de los cochabambinos debe ser una prioridad.

No basta con que los municipios del eje metropolitano, incluyendo a Sacaba que se plegará a la cuarentena desde este domingo, se inmovilicen. Sabemos que para realizar transacciones comerciales o por temas de trabajo y otros, los cochabambinos se desplazan entre las provincias. Si los que están en “alto riesgo” no toman acciones preventivas, lamentablemente, se convierten en un peligro.

Es claro que aplicar una cuarentena rígida los domingos significa dejar de trabajar y de percibir ingresos para las familias, pero, es hora de anteponer la salud y la vida de las personas. Si todos no toman conciencia de la gravedad de la COVID-19 y, principalmente, de la letalidad del rebrote, no se podrá frenar la propagación.

Ahora, no solo están en alto riesgo las personas con enfermedades de base y los adultos mayores, sino también los niños. Se conoce que más de 500 menores se han contagiado con el virus.

Los esfuerzos y sacrificios deben hacerlo todos y con prioridad aplicar medidas extremas en los municipios que reportan más casos; de nada servirán acciones aisladas.  

Conciencia

Las autoridades de los municipios de “alto riesgo” deben tomar conciencia y asumir las acciones extremas para proteger a su población y al resto de los cochabambinos.