Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 19:22

Investigar la corrupción sin distracciones

Investigar la corrupción sin distracciones

Protección de actos de corrupción en las entidades estatales y encubrimiento al narcotráfico son algunas denuncias que se han lanzado, en las últimas semanas, entre autoridades vinculadas al Gobierno (del Ejecutivo y del Legislativo) y dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Uno de los últimos casos, y que ha desatado conflictos internos en el partido gobernante, es la presunta coima que se habría entregado al presidente de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Henry Nina, y a otros funcionarios de esta entidad estatal por parte de una empresa china.

El diputado Héctor Arce denunció irregularidades en la adjudicación del contrato para construir el tramo carretero Sucre-Yamparáez, lo que provocó una reacción del ministro de Justicia, Iván Lima, quien manifestó que se investigará también cinco contratos que fueron suscritos durante la gestión de Evo Morales.

La decisión del ministro Lima provocó, a su vez, la reacción de Morales, quien aseveró que ni en la gestión de Arturo Murillo, cuando fungía como ministro de Gobierno, le pudieron encontrar alguna irregularidad, y ahora un ministro de su partido encamina una investigación en su contra, dejando de lado a los jerarcas que administran la ABC, a quienes, según el expresidente, se los protege.

En las últimas horas, el exministro de Gobierno Carlos Romero salió a la palestra para denunciar que algunos funcionarios del Gobierno ejecutan el “Plan Negro” contra Evo Morales, con el fin de proteger al narcotráfico y tildó de gonista al ministro Lima.

Todo esto hace evidente que hay pugnas internas en el MAS, por parte de autoridades y dirigentes de este partido que apoyan a uno u otro líder, una situación que socava los cimientos de esta organización política y afecta al país.

Asimismo, estas peleas intestinas, que se expanden en diferentes niveles del MAS y del Gobierno, no permiten una investigación minuciosa de los actos de corrupción que se han denunciado.

La población no está interesada en ver, oír o presenciar los conflictos que tiene uno u otro partido político, lo que pide es que se dé con los corruptos y que se esclarezcan las denuncias de narcotráfico que han mencionado varios militantes, autoridades y exautoridades que representan al MAS.

Hay un refrán popular que señala: “si el río suena es porque piedras trae”. Por eso, no sería extraño que de todas las denuncias que se han lanzado en las últimas semanas, muchas de ellas tengan un asidero firme, lo único que se tiene que hacer es investigar hasta llegar al fondo del asunto, sin contemplar quién es la persona denunciada ni quién la que denuncia.

Si persisten las peleas intestinas, se dejará de lado el principal objetivo: desentrañar todos los actos de corrupción que se han multiplicado en el país.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad