Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 01:45

El gran desafío para el gobierno

El gran desafío para el gobierno

El coronavirus y la falta de capacidad del anterior gobierno para enfrentar el problema con responsabilidad y agilidad fueron algunas de las causas para que los estudiantes de inicial, primaria y secundaria no culminen el año escolar como debería ser.

La exmandataria Jeanine Áñez clausuró el año escolar el 2 de agosto, porque no encontró los mecanismos necesarios para que los estudiantes y los maestros avancen con regularidad todo lo planificado. Es claro que esa medida perjudicó más a los estudiantes de los colegios fiscales, que no lograron poner en práctica la educación utilizando herramientas tecnológicas.

Ahora, el desafío para el gobierno de Luis Arce Catacora es preparar la infraestructura, equipamiento y todo lo necesario para encarar la gestión escolar 2021, porque será casi imposible que los chicos vuelvan a las aulas con normalidad, debido a que el coronavirus aún está presente en nuestro país. Es más, algunos expertos aseguran que habrá un rebrote entre enero y febrero.

El Sexto Encuentro Pedagógico del Sistema Educativo Plurinacional ha planteado el retorno a las clases de forma presencial, semipresencial y a distancia para la gestión 2021.

La enseñanza sería complementada con teleeducación, radioeducación, uso de plataformas virtuales y otros recursos educativos pertinentes.

La experiencia vivida en la gestión 2020 no puede repetirse. No podemos esperar los informes del Ministerio de Salud sobre el comportamiento del mortal virus para ver qué estrategias se pondrán en ejecución  para garantizar el derecho a la educación que tienen los niños y jóvenes.

No se puede perder tiempo, más aún cuando falta poco más de un mes para que se inicien las labores educativas, ya que el gobierno prevé comenzarlas el 1 de febrero del próximo año.

La implementación de plataformas virtuales, teleeducación y radioeducación requiere tiempo, por lo que las autoridades deben trabajar de una vez en todo eso y no esperar a ver el comportamiento del COVID.

La clausura del año escolar 2020 y la promoción de los estudiantes al año superior les pasará factura ahora cuando retomen las labores educativas.

El Ministerio de Educación ha señalado que el primer trimestre será destinado al reforzamiento de todo lo que no se avanzó, pero no será suficiente, sobre todo, para los estudiantes de colegios fiscales que en 2020 solo pasaron clases un mes.

La educación debe ser encarada de manera responsable y coordinada entre las autoridades nacionales, departamentales y municipales, además de los padres de familia, solo así se garantizará el año escolar.

 

Compromiso

Las autoridades de todos los niveles deben trabajar de forma coordinada para encarar la gestión escolar 2021.