Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 16 de abril de 2021
  • Actualizado 23:15

Un gobernador más técnico que político

Un gobernador más técnico que político

El 7 de marzo, los cochabambinos acudirán a las urnas para elegir al nuevo gobernador que ejercerá el cargo en los próximos cinco años. Nueve frentes políticos registraron su participación y buscarán conquistar el voto que les permita llegar a ocupar ese alto cargo.

Algunos de los postulantes tienen experiencia en el manejo de la cosa pública, fueron alcaldes, asambleístas y participaron en comicios nacionales, mientras los otros también han tenido acercamientos con la vida política.

Los retos para el que gane las subnacionales serán muy grandes, ya que Cochabamba está postergada en lo económico, en la educación, en la salud, en el empleo, entre otros.

En los últimos años, las grandes empresas e industrias decidieron migrar a Santa Cruz porque les ofrecieron mejores condiciones impositivas, de infraestructura y otros beneficios; eso mermó los ingresos y cerró las puertas de fuentes laborales.

Los ingresos para el gobierno departamental son cada vez menores; las regalías por los hidrocarburos se redujeron de forma alarmante, al igual que los recursos de Participación Popular. Si bien hay movimiento comercial, en su mayoría es de los informales que no pagan ningún tipo de tributo.

Los problemas son múltiples, por lo que Cochabamba necesitará de un gobernador que sea más técnico que político. También urge de una autoridad que tenga la capacidad de conciliar con los alcaldes, instituciones, organizaciones sociales y con el gobierno central para lograr lo mejor para la región.

 En las semanas que faltan para los comicios, los candidatos tendrán que exponer sus planes de gobierno para que los electores estén bien informados y elijan con absoluto conocimiento y no por consigna.

Este medio de comunicación conversó con dos postulantes para conocer sus propuestas; Humberto Sánchez del Movimiento Al Socialismo (MAS), quien señaló que prevé trabajar en la defensa del medio ambiente; mejorar la calidad de vida a partir de la educación y la salud; impulsar la productividad del departamento y lograr un gobierno departamental electrónico.

Por su lado, el candidato Henry Paredes de Súmate dijo que una de sus primeras tareas será plantear un reformulado del Plan Operativo Anual para 2021.

El presupuesto de 2020 fue de 1.302 millones de bolivianos, pero para 2021 se aprobó 927 millones de bolivianos, es decir 200 millones menos. 

Ambos candidatos están preocupados por el tema económico y apuntan a generar recursos propios para ejecutar obras que permitan a Cochabamba superar problemas históricos como la sequía en algunas zonas e inundaciones en otras.

Existen temas que deben ser abordados de manera conjunta entre los gobiernos nacional, departamental y municipal, es por eso que el nuevo gobernador debe tener un espíritu de diálogo, concertación y que anteponga los intereses del departamento a los político partidarios y personales.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad