Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 16:12

Fiestas y delito contra la salud pública

Fiestas y delito contra la salud pública

Dieciséis personas son procesadas por la Fiscalía de Cochabamba por el delito de atentado contra la salud pública, después de que la Intendencia Municipal interviniera una fiesta clandestina en la zona sur de Cochabamba y encontrara a 24 de ellas con coronavirus.

El atentado contra la salud pública, delito que esgrime la Fiscalía de Cochabamba, contempla una pena de hasta 10 años de privación de libertad. Es decir, en caso de ser encontradas culpables, estas personas podrían ser enviadas a la cárcel por una década, como la mayor sanción.

El Código Penal de Bolivia castiga con hasta 10 años de privación de libertad (cárcel) a quienes cometieren delitos contra la salud pública, según el artículo 216 de esta norma.

Este artículo del Código Penal cobra mayor relevancia en la actualidad, debido a la pandemia del coronavirus, y porque la salud y la vida de la población están en riesgo a causa de este virus que se propaga rápidamente y, en el caso de Cochabamba, tiene una letalidad de más del 6%.

Estos jóvenes, que dieron positivo a las pruebas de coronavirus, se encontraban en una fiesta clandestina, con al menos medio centenar de personas, por lo que existe una alta probabilidad de que hayan contagiado a quienes estaban libres del virus.

Las autoridades exhortan, en forma reiterada a la población, a evitar las aglomeraciones, y emitieron normas que prohíben las fiestas y eventos deportivos, entre otros, pero, lamentablemente, hay personas y grupos que se niegan a acatar estas disposiciones que buscan salvaguardar la vida, especialmente de quienes se encuentran en los grupos más vulnerables: personas de la tercera edad, con enfermedades de base y mujeres embarazadas.

Esta enfermedad se propaga rápidamente, y por eso insistimos en que la gente debe actuar con mucha prudencia, evitar asistir a eventos masivos, porque uno no sabe quién puede estar con el virus que sigue cobrando vidas en Cochabamba, el país y el mundo.

Las personas que contravienen las normas, más si lo hacen con conocimiento de causa, deben ser sancionadas como instruyen las normas vigentes.

De todos modos, los gobiernos municipales, departamentales y el del nivel central no deben bajar la guardia en este difícil momento e insistir con una campaña intensiva para que la gente asuma como habituales las medidas de bioseguridad, es decir, el lavado constante de las manos, el uso del barbijo, la desinfección con alcohol y, por supuesto, aunque es duro a veces, el distanciamiento social.

Las personas que consideran que pueden contravenir las reglas vigentes, deberán asumir las consecuencias en caso de ser halladas culpables, porque la vida está primero sobre cualquier interés particular o de grupo.

Sanción

Las personas que contravienen las normas, más si lo hacen con conocimiento de causa, deben ser sancionadas como instruyen las normas vigentes.