Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 16:58

Fallos que atentan contra la industria nacional

Fallos que atentan contra la industria nacional

Hace una semana, policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen desbarataron en El Alto, La Paz, una fábrica clandestina que falsificaba unas 1.500 bolsas de cemento cola para porcelanato cada día, lo que ocasionó serios perjuicios económicos a COBOCE, además de dañar la imagen de esta cooperativa.

En la intervención que hizo la Policía, tras una investigación que inició la misma empresa afectada, se aprehendió a dos personas, por su participación directa en el ilícito; y otras tres fueron arrestadas.

Sin embargo, un día después, un juez cautelar otorgó medidas sustitutivas a la detención preventiva a los aprehendidos, no obstante que estas personas cometieron cuatro delitos: falsificación de sellos, falsificación de marcas, fraude comercial y engaño en productos industriales, penados con cárcel.

La decisión del juez da curso a que los aprehendidos y arrestados puedan defenderse en libertad, lo que a su vez implica que tienen la posibilidad de escapar del país y así evadir a la justicia.

La decisión del juez cautelar, que fue calificada como injusta por ejecutivos de COBOCE, es un mal precedente para la industria nacional y deja mal parada a una cooperativa que sufrió perjuicios económicos durante un año.

En esta ocasión, el juez debió poner en la balanza el daño que se ocasionó a una empresa que emplea a cientos de trabajadores y fallar en consecuencia, es decir, asegurar que los implicados estén disponibles para el proceso y que, en su momento, lleguen a resarcir el daño económico causado durante el tiempo que falsificaron una marca que no les correspondía.

Además, las investigaciones deben ir más allá de la gente aprehendida y arrestada, porque lo más probable es que en la comisión de este delito hay otras personas involucradas, que no solo falsifican la marca de una empresa, sino de muchas otras.

Si no se sanciona como corresponde a las personas que falsifican marcas y cometen otros delitos, las empresas e industrias nacionales estarán todo el tiempo a merced de estos grupos delincuenciales, y más aún si la justicia actúa en forma tan benigna con los que incurren en ilícitos.

Lo lamentable es que ninguna entidad que asocia a los empresarios se ha pronunciado hasta el momento sobre este fallo que, reiteramos, es un mal precedente no solo para la empresa afectada, sino para otras a las que también se les falsifican sus marcas. COBOCE anunció que apelará el fallo del juez y pedirá privación de libertad para los autores del delito y resarcimiento económico.

El esfuerzo que realizan las empresas legalmente establecidas, que generan empleo y contribuyen con impuestos, se ve debilitado con decisiones como las que asumen jueces que no entienden el espíritu de las leyes y dictan fallos equivocados, que favorecen más a quienes cometen delitos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad