Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

Exportar para crecer

Exportar para crecer

El primer semestre de 2022 fue favorable para la economía de Bolivia en el contexto internacional, el monto de las exportaciones superó en 1.200 millones de dólares al de las importaciones, según un informe del gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

Esta es una muy buena noticia para el país, más aún cuando la economía en el mundo sigue de capa caída, porque lograr un superávit comercial incide directamente en el bienestar de los más de 11 millones de bolivianos que residen en el país.

Rodríguez contextualizó que durante los últimos seis años el país tuvo déficits comerciales externos que restaron más de 5.000 millones de dólares a las Reservas Internacionales Netas del Banco Central.

Lograr un superávit comercial implica que las exportaciones se encuentran en alza, que se consolidan los nichos internacionales, que los precios mejoran o que el país está vendiendo productos con valor agregado.

Y cuando ingresa mayor cantidad de divisas, es posible encaminar proyectos en los más de 300 municipios que tiene el país, lo que implica mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

El dinero que ingresa al país por las exportaciones puede ser empleado para mejorar la calidad de empleos y con el fin de generar nuevos puestos para los cientos, cuando no miles, de personas que se insertan en el mercado laboral cada año.

El informe del IBCE da cuenta de que el principal producto de exportación en este primer semestre fue el gas natural, con 1.428 millones de dólares; seguido de la soya y sus derivados con 1.144 millones.

Aquí es importante puntualizar que la soya, que es un recurso renovable, está muy cerca del monto que se consigna al gas natural, lo que muestra que se debe seguir apostando por los recursos renovables con valor agregado.

Por eso es crucial invertir en la industrialización del gas natural, del litio del salar de Uyuni y del hierro de El Mutún, entre otros.

Si un país quiere incrementar sus reservas internacionales debe apuntar a que el monto de sus exportaciones sea mayor al de las importaciones, porque es la mejor manera de tener el superávit que todas las economías buscan.

Y para ello, además de seguir en la línea de las exportaciones tradicionales, se debe apuntar a las no tradicionales, porque ahí está el futuro de una economía nacional, en la venta de productos novedosos que son demandados en países de Europa y Norteamérica.

Este primer semestre de 2022, por ejemplo, las ventas de productos no tradicionales superaron los 2.000 millones de dólares y el volumen llegó a 2,7 millones de toneladas.

Si la exportación se mantiene como en el primer semestre de este año, y mucho mejor si se incrementa, se vislumbra un futuro alentador para el país.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad