Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 04:17

Evo, el MAS y los supuestos amoríos con menores

Evo, el MAS y los supuestos amoríos con menores

El expresidente Evo Morales vuelve a ocupar las primeras planas de los medios de comunicación y no es precisamente por temas políticos, sino por las supuestas relaciones amorosas que habría sostenido con menores de edad.

Hace varias semanas se conoció una supuesta relación sentimental del exmandatario con una muchacha, la misma que habría comenzado  hace cinco años, cuando ella apenas tenía 14 y él 55. Inicialmente pocos le prestaron atención a la denuncia, sin embargo, el caso tomó relevancia esta semana porque el Gobierno y una parlamentaria de Unidad Demócrata (UD) decidieron denunciar al exmandatario ante el Ministerio Público por los delitos de estupro, trata y tráfico, abuso sexual y pedofilia, delitos que tienen una pena de cárcel de hasta 25 años.

El viernes, una reconocida abogada paceña anunció que el lunes presentará otra denuncia en contra de Morales, ya que, según su versión, apareció otra menor que asegura que tuvo un romance con el expresidente. Pero no solo eso, sino que habría otras adolescentes que también tuvieron una relación con el líder del MAS, quien se encuentra en Buenos Aires, Argentina, tras renunciar a la Presidencia de Bolivia por el fraude electoral del 20 de octubre.

Tras conocer este nuevo caso, más de uno y de forma inmediata lo relacionó con con Gabriela Zapata, quien también tuvo un amorío con Morales cuando era menor de edad.

Como era de esperarse, el tema del supuesto romance con menores de edad ya fue politizado por algunos líderes de organizaciones políticas que incluso pidieron que el candidato presidencial del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce Catacora, renuncie a la postulación. El vocero del MAS, Sebastián Michel, aseguró que la denuncia contra Morales “es una mera especulación” y que solo buscan un “impacto electoral” y no la defensa de la joven que ahora tiene 19 años, pero que habría comenzado una relación con Evo cuando tenía solo 14 años.

Lo llamativo es que la misma joven confirmó el romance en sus declaraciones ante la Policía en julio; asimismo, envió una carta a la Defensoría del Pueblo, vía correo electrónico, para pedirle ayuda y narrar la detención de la que fue víctima  el 6 de julio. Además, solicita a la institución que investigue porque estaría siendo víctima de “persecución política”.

Más allá de que algunos políticos intenten sacar provecho de estas denuncias, las autoridades judiciales deben tomar cartas en el asunto e investigar a fondo si es verdad que Morales cometió estupro y mantuvo relación con la joven o con otras que comienzan a aparecer. Así se trate de una exautoridad, la justicia debe actuar como debe, el estupro debe ser sancionado sin ninguna contemplación.

Es claro que todas las denuncias, y más aún las que involucran a menores de edad, deben ser investigadas de forma imparcial y transparente; se debe identificar a los culpables y sancionarlos con todo el peso de la ley. La única forma de demostrar la inocencia o culpabilidad es con una investigación objetiva y profesional.