Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 15:54

Especulación de oxígeno

Especulación de oxígeno

El número de muertes por el coronavirus sube de forma alarmante en el país; el lunes se reportaron 66 decesos, una cifra altísima que refleja la gravedad de la pandemia. Los datos demuestran que el rebrote del mortal virus es aún más letal que en la primera ola. El Ministerio de Salud confirmó que del 1 al 25 de enero, el número total de fallecidos es de 886 en todo el país. Es claro que los departamentos más golpeados por la COVID-19 son Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y en los últimos días también hay un repunte de nuevos casos en Sucre.

Se conoce que la población más vulnerable es la de los adultos mayores, quienes tienen alguna enfermedad de base y, con el rebrote, los niños y adolescentes. De ese grupo considerado de riesgo, lamentablemente, muchos llegan al Servicio de Terapia Intensiva (UTI) o, aunque estén recibiendo tratamiento en sus viviendas, necesitan oxígeno, elemento indispensable para que puedan respirar y salvar su vida.

En la primera ola, precisamente, ese artículo escaseó y los especuladores se aprovecharon de la necesidad de las familias para incrementar los precios.

El viceministro de Defensa al Consumidor, Jorge Silva, confirmó, recientemente, que hay venta “inescrupulosa” de oxígeno medicinal. Pero no solo eso, sino que algunos distribuidores están usando las redes sociales para ofrecerlo con sobreprecio.

¿Cómo es posible que algunas personas solo piensen en sus bolsillos y no en la vida de sus connacionales? Ya vimos este fenómeno el año pasado, por lo que urge que las autoridades refuercen los controles a los distribuidores para evitar que se aprovechen de la desesperación de quienes están dispuestos a pagar cualquier precio por un balón de oxígeno. En 2020, muchas familias tuvieron que comprar, incluso, de otros departamentos porque era la única forma de obtener oxígeno para salvar la vida de sus seres queridos.

Ya no se puede esperar que los casos de coronavirus se incrementen aún más y se comience a buscar de forma desesperada el vital oxígeno. Es momento de comenzar a actuar de forma inmediata y coordinada entre todos los niveles de gobierno.

En La Paz y Santa Cruz, la situación ya es desesperante porque los servicios UTI son escasos en los centros de salud pública, por lo que la gente busca oxígeno para que los que están en su casa puedan tratar de salvar su vida. En Cochabamba, el panorama no es nada alentador, por lo que se tiene que asumir decisiones en ese tema.

Ya hemos tenido experiencias negativas en la primera ola; es hora de corregir, desplegar los controles para evitar las especulaciones. Se tiene que garantizar el acceso al oxígeno, pero sin sobreprecio.

Denuncias

Al momento, el gobierno nacional habilitó una línea gratuita 

800-10-0202 para denunciar a los especuladores de oxígeno.