Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de agosto de 2020
  • Actualizado 15:57

Es hora de ser solidarios con los que menos tienen

Es hora de ser solidarios con los que menos tienen

La crisis que está desatando el coronavirus es más que evidente. No solo hay dificultades por la falta de insumos, equipamiento e infraestructura para detectar y tratar a las personas, sino que también con el paso de los días de cuarentena total comienzan a salir a la luz los problemas que tienen miles de familias para alimentarse y cubrir otras necesidades básicas.

Pero, esa situación no solo la estamos viviendo en Bolivia, varios países de Sudamérica y de otras partes del mundo también están buscando algunas alternativas para paliar los efectos del COVID – 19.

En los últimos días comenzaron a surgir voces en sentido de que algunos funcionarios del aparato estatal que reciben sueldos elevados puedan donar un porcentaje para ayudar en la lucha contra el virus.

De forma voluntaria y sin ningún tipo de presión social o política, varias autoridades nacionales han anunciado que donarán el 100% de su salario para ayudar a las familias que más lo necesitan. Es el caso del alcalde de Trinidad, Mario Suárez, quien la semana pasada entregó el cheque de casi 18 mil bolivianos para ayudar a comprar víveres. 

También se sumaron las autoridades municipales de Mojocoya (Chuquisaca), el alcalde de Bermejo, Delfor Burgos, y el gobernador de Tarija, Adrían Oliva, entre otros.

En Cochabamba, el alcalde de Quillacollo, Héctor Montaño, también ha manifestado su predisposición para donar su salario y apoyar a los que más necesitan.

En las últimas horas el primer vicepresidente de la Cámara de Senadores, Omar Aguilar, del Movimiento Al Socialismo, presentó un proyecto de ley para crear un fondo solidario para la salud durante la emergencia del coronavirus. Plantea que se descuente un porcentaje, pendiente de definir, a todos los funcionarios públicos y autoridades que ganen por encina de 15 mil bolivianos, y que esos recursos económicos se destinen para comprar equipos médicos y alimentos para los sectores más vulnerables.

Pero, ese pedido de que algunas autoridades nacionales, departamentales, municipales y parlamentarios donen todo o parte de su sueldo no solo se da en Bolivia; en Argentina, por ejemplo, la fuerza opositora Juntos, hace tres días, pidió al presidente Alberto Fernández que todo el aparato estatal y los senadores y diputados se rebajen un 30% del salario y que ese dinero sirva para luchar contra la pandemia. El Mandatario ha respondido que, por ahora, no será considerado ese tema.

Mientras que en Uruguay, el expresidente y actual senador, José Mujica, dijo que apoya la medida de rebaja que se pide en su país, pero considera “injusto” que solo sea para funcionarios públicos “y se discrimine a los privados”.

Está claro que la situación que estamos viviendo es cada vez más crítica, sin embargo, todo aporte que están dando las autoridades, empresarios o personas particulares es voluntario, por lo menos hasta el momento, porque no existe ninguna norma que los obligue a hacerlo. Es evidente que con el paso de los días se necesitará más ayuda, y será la oportunidad para que todos demostremos que somos solidarios con las personas que más lo requieren. Hay que recordar que el apoyo, sobre todo en estos momentos, no solo debería ser material, hay personas que están pasando el aislamiento lejos de sus familias, de sus amigos, para ellos solo les bastaría una palabra.