Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:58

Equilibrio en las pensiones escolares

Equilibrio en las pensiones escolares

El monto de las pensiones escolares que deben cobrar este año los colegios particulares está causando, como sucede en casi todas las gestiones, fricciones entre los propietarios de los establecimientos educativos, el Gobierno y los padres de familia. 

Cada sector tiene argumentos válidos para pedir que las pensiones escolares se mantengan, se incrementen en un porcentaje razonable o, por el contrario, se puedan rebajar en beneficio de las familias que han sido afectadas por la crisis económica a causa de la pandemia, que en muchos casos dejó a cientos sin empleo o con sueldos paupérrimos.

Tras conocer la determinación del Gobierno, que instruye el descuento de entre 5 y 30% en las pensiones, de acuerdo con la modalidad que se implemente, los colegios particulares advirtieron que no acatarán esta resolución y se declararon en estado de emergencia, porque sufren de iliquidez, al extremo de que no lograron cancelar los sueldos de los maestros, del mes de diciembre de 2021.

El representante de los colegios particulares recordó que ya el año pasado se les impuso un descuento “arbitrario”, mientras que los padres de familia insisten en que el monto de las pensiones escolares es elevado, y más aún ahora que las clases pueden ser virtuales y se ahorra en el pago por los servicios básicos.

Para no afectar en el tema económico a los padres de familia ni a los colegios particulares, las pensiones deben ser fijadas tomando en cuenta la coyuntura en la que vive el país, de modo que las familias tengan la posibilidad de cumplir con el pago de todas las cuotas y los colegios puedan brindar una educación de calidad.

El año pasado, por ejemplo, muchos padres optaron por cambiar a sus hijos a colegios fiscales cuando se decidió implementar las clases a distancia, determinación muy relacionada a la reducción de los ingresos en las familias.

Pero tampoco se espera que un colegio cobre una pensión tan baja que no pueda garantizar una educación con todas las herramientas didácticas que requieren los estudiantes, en ese caso, el remedio será peor que la enfermedad.

El instructivo del Gobierno ya está vigente y a los colegios particulares no les queda otra que acatar o acudir al Ministerio correspondiente para que, con números en mano, demostrar que son afectados con esta determinación.

El Gobierno recomendó a los colegios particulares volver a las clases presenciales para evitar descuentos en las pensiones, pero en algunos casos eso no es posible por la gran cantidad de estudiantes que asisten, por encima de lo recomendado pedagógicamente, hasta más de 40. 

Por eso es importante lograr que la educación sea accesible para todos y que se brinde una enseñanza de calidad, sin afectar a la economía de los padres ni de los colegios.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad