Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 29 de noviembre de 2020
  • Actualizado 02:16

Empresas, las más golpeadas por la crisis

Empresas, las más golpeadas por la crisis

Los efectos  de las cuarentenas rígida y flexible, que se viene aplicando en el país desde el 22 de marzo para frenar la propagación del coronavirus,  son preocupantes, particularmente, en el departamento de Cochabamba.

Un informe dado por el presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Javier Bellott, da cuenta que en todo el país se han cerrado 750 empresas de diferentes rubros en esta temporada. Del total, unas 350 estaban en la Llajta.

Esos datos se complementan con la información de Fundempresa que señala que en 2019 se registraron 2.936 compañías en Cochabamba, pero en esta gestión se inscribieron solo 1.560.

Asimismo, informa que 1.207 empresas en el país cancelaron su matrícula de comercio entre enero y septiembre de la presente gestión; en 2019 solo fueron 254.

Si bien la decisión de poner en vigencia la cuarentena rígida durante poco más de tres meses fue acertada,  esta provocó la contracción del aparato productivo, lo que a su vez se vio reflejado en el cierre de varias empresas en Cochabamba y el resto del país.

Esa situación derivó en el despido de trabajadores que pasaron a engrosar las filas de los desempleados que, hasta septiembre, superaban los 250.000.

Bellott dice que hay al menos tres razones que frenarían nuevas inversiones en el departamento. Se trata de la burocracia que deben sortear los empresarios para sacar autorizaciones de funcionamiento, para registrar a los trabajadores en la Caja Nacional de Salud (CNS) o en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). También es perjudicial el cambio recurrente de autoridades y los permanentes conflictos sociales que se tienen en el departamento. 

Los problemas que menciona el Presidente de la FEPC son recurrentes en los últimos años. Lamentablemente, por esa causa varias industrias decidieron instalarse en Santa Cruz, porque les ofrece un clima más tranquilo y tiene mejores condiciones para que operen las empresas.

La crisis económica también preocupa a la Cámara Nacional de Comercio. Su presidente Rolando Kempff dijo que para reactivar la economía se necesita una inyección de unos 8.000 a 9.000 millones de dólares, considerando que el Producto Interno Bruto (PIB) cayó en -11.11%.

El mandatario Luis Arce, tras juramentar al cargo, manifestó que sus prioridades son la reactivación de la economía y la generación de fuentes de empleo.

Aunque es muy prematuro exigir resultados inmediatos, es imprescindible que las autoridades nacionales, departamentales y municipales coordinen acciones que ayuden a fortalecer al sector empresarial. Lejos de poner trancas burocráticas, es necesario facilitar el trabajo, aprobando normas e inyectando recursos para evitar que más compañías cierren sus puertas.

Facilidades

La FEPC hace un llamado a las autoridades para que generen condiciones que permitan atraer inversiones.