Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 26 de enero de 2022
  • Actualizado 02:10

En emergencia sanitaria contra la COVID

En emergencia sanitaria contra la COVID

Si todos los estantes y habitantes del país cumplen rigurosamente las “medidas extraordinarias” que estableció el Gobierno central, ante el incremento desmedido de casos de coronavirus, es posible que se pueda reducir estas cifras tan elevadas que se han registrado en los últimos días.

Solo como muestra, la noche del jueves 30 de diciembre, el Ministerio de Salud informó que el número de casos nuevos llegó a 7.980, lo que evidencia una escalada sin precedentes en el país. Esa misma jornada, sin embargo, en Argentina se informó sobre más de 50 mil positivos de COVID y en Francia más de 206 mil en una sola jornada.

Ante el incremento exponencial de casos de coronavirus, el Gobierno declaró Emergencia Sanitaria Nacional, con nueve medidas de por medio, que buscan garantizar la provisión de medicamentos para combatir la pandemia, a precios razonables; que no se suspendan los servicios en la atención de salud; que no se exijan depósitos de dinero previos a la atención o cualquier otro tipo de cobro anticipado a los pacientes, entre otras.

Estas medidas estarán vigentes mientras dure la Emergencia Sanitaria Nacional y son de cumplimiento obligatorio. El objetivo primordial es que los miles de casos que se han registrado en los últimos días disminuyan y las decenas de muertes también.

Si se consigue la disminución de casos positivos, se podrá evitar que el sistema de salud colapse (especialmente las unidades de terapia intensiva), como sucedió en las primeras olas de la pandemia cuando muchos pacientes en estado crítico ni siquiera pudieron acceder a una cama para recibir atención de emergencia. 

En esa época crítica, personas inescrupulosas (delincuentes) vendieron mediante las redes sociales medicamentos a precios exorbitantes, hasta en cuatro veces su precio, ante la desesperación de las familias. La emergencia sanitaria nacional tiene el objetivo de evitar la especulación.

Sin embargo, ninguna de estas medidas de emergencia, y otras que se puedan determinar más adelante, servirá si no se cumplen las medidas de bioseguridad básicas, además de la vacunación.

En las últimas semanas se pudo advertir que en muchos espacios públicos las personas han dejado de utilizar el barbijo, un accesorio indispensable por el momento porque evita que uno se contagie con la enfermedad.

En cuanto a la vacunación, los puntos de inmunización se han llenado en los últimos días, pero eso ocurre por la obligatoriedad de la presentación del carnet de vacunación desde el 1 de enero de 2022, y no tanto por convicción propia.

Cualquier acción orientada al uso del barbijo, lavado de manos, vacunación o pruebas para detectar el coronavirus en forma anticipada deben realizarse no solo por obligación sino por convicción para prevenir que la pandemia siga causando estragos en el país.

Cumplimiento

Ninguna de las medidas de emergencia, y otras que se puedan determinar más adelante, servirá si no se cumplen las medidas de bioseguridad, además de la vacunación.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad