Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 19:04

Elecciones, entre dudas y esperanzas

Elecciones, entre dudas y esperanzas

Las elecciones generales que se realizan hoy en todo el territorio nacional y en al menos 30 países del exterior, marcarán un hito en la historia de Bolivia, porque se desarrollan en circunstancias especiales derivadas de la pandemia de la COVID-19 y después de un presunto fraude electoral que generó conflictos por casi un mes, en 2019, en las principales ciudades del país.
Luego de una campaña llena de denuncias, con o sin fundamento, “guerra sucia” y renuncias de dos candidatos a la presidencia, 7.332.925 ciudadanos están habilitados para emitir su voto en favor de uno de los cinco binomios que pugnan por llegar a Palacio y gobernar Bolivia por los próximos cinco años. Del total, 301.631 sufragarán en el exterior, según datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Un clima de incertidumbre, duda, pero también de confianza impera en el país. A casi un año de las elecciones anuladas del 20 de octubre de 2019, los bolivianos anhelan que vuelva la paz, la tranquilidad y la certidumbre para proyectar un futuro mejor.
Millones de electores depositarán su voto por el candidato de su preferencia y confían en que el que logré ganar los comicios pueda sacar al país de la profunda crisis económica, social y política en la que se encuentra sumido.

Los actuales gobernantes han garantizado la seguridad con el desplazamiento de 39.000 efectivos de la Policía, pero, también han señalado que las Fuerzas Armadas están listas para salir a resguardar el territorio nacional, si es que se generan conflictos tras conocerse los resultados de las elecciones.

Por otro lado, más de 110 veedores de la Unión Europea (UE), Organización de Naciones Unidas (ONU), Organización de Estados Americanos (OEA) y de otras instituciones nacionales e internacionales observarán el histórico proceso.

Nadie puede negar que hay incertidumbre y hasta temor por lo que pueda suceder en estas elecciones; sin embargo, el TSE ha garantizado transparencia, que es algo que todos los bolivianos exigen. Por su lado, las organizaciones políticas en carrera electoral han manifestado que respetarán los resultados, situación que esperemos que así sea para iniciar una nueva etapa y reconstruir el país en todos los ámbitos.

Esta es una jornada histórica y los bolivianos deben contribuir para que en un ambiente de paz, todos acudan a las urnas, siempre tomando en cuentas las medidas de bioseguridad y respetando las disposiciones emitidas por el árbitro electoral. En nuestras manos está que hoy sea una fiesta democrática.