Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de abril de 2020
  • Actualizado 16:50

El SUS, el gran reto de Cruz

El SUS, el gran reto de Cruz

La salud es uno de los temas más sensibles para la población y una prioridad de cualquier Gobierno. Por eso, cuando asume una nueva gestión, la primera promesa es la de mejorar la atención médica, que llegue a todos los bolivianos, sin excepción, con calidad y calidez.

Después de que se posesionó el nuevo Gobierno transitorio, la primera inquietud de la población es conocer qué sucederá con el Sistema Único de Salud (SUS), si se mantendrá o si el ministro posesionado, Aníbal Cruz, realizará cambios.

Servicio
La salud es un derecho fundamental, y así lo deben entender las autoridades, que deben trabajar para que todos tengan acceso a este servicio fundamental.

Cualquier cambio en el SUS, que en los hechos no está funcionando al cien por ciento, podría provocar reclamos, toda vez que millones de bolivianos no cuentan con un seguro de salud, y este programa implementado por el anterior Gobierno es un alivio para miles de familias.

Cruz, en sus primeras declaraciones a la prensa, garantizó, este viernes, la continuidad del SUS y anunció que se reunirá con los médicos para atender sus demandas.

“Tenemos que hablar de que el SUS va a ir adelante, así lo dice la Constitución Política del Estado y es un deber del Gobierno el implementarlo”, afirmó Cruz, quien fue presidente del Colegio Médico de Bolivia.

El SUS, criticado por varios sectores, se puso en marcha el 1 de marzo con un presupuesto de 200 millones de dólares, considerado insuficiente.

El reto de Cruz, y del Gobierno de transición, es fortalecer este seguro que, en teoría al menos, tiene el objetivo de llegar con atención médica integral a todos los bolivianos, a quienes no cuentan con un seguro a corto plazo, incluso para el tratamiento de enfermedades como el cáncer, que es una de las dolencias más caras e insostenibles quienes la padecen.

Cruz reconoció que el presupuesto inicial de 200 millones de dólares es insuficiente, por lo que una primera tarea será la de plantear un incremento, pensar en fuentes de financiamiento y buscar “el compromiso inclusivo de todos los sectores para poder garantizar un verdadero seguro universal”.

Cruz tiene en sus manos una gran e importante tarea, lograr que el SUS se fortalezca, llegue con calidad a todos los bolivianos y sea sostenible en el tiempo.

Para conseguir estos objetivos, Cruz y sus asesores deberán trabajar arduamente, porque tendrán poco tiempo. Una ventaja que tiene el nuevo ministro es que fue representante de los médicos a nivel nacional y podrá llegar a acuerdos con el sector de los galenos, quienes son una parte primordial para que el SUS se implemente con éxito.

La salud es un derecho fundamental, y así lo deben entender las autoridades, que deben trabajar para que todos tengan acceso a este servicio fundamental.