Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 19:54

Editorial: Chi sube

Ocurrió lo que se veía venir, el candidato del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Chi Hyun Chung tiene, según una de las últimas encuestas de intención de voto, el 5.8% de la preferencia electoral y obtendría el tercer lugar en al menos seis departamentos del país.

Chi pasó a ser en menos de un mes no solo uno de los candidatos más polémicos, sino también el que más subió en la intención de voto, al parecer debido a sus ¿desacertadas? declaraciones en torno a temas que son sensibles en la sociedad.

¿Alternativa?

Cuando la gente se cansa de escuchar a los mismos políticos y sus propuestas demagógicas, opta por buscar alternativa, sin tomar en cuenta que la opción puede ser igual o peor.

Criticado por algunos sectores debido a sus afirmaciones, el candidato del PDC no se retractó en ningún momento y, al contrario, reiteró lo que había dicho, provocando el enojo de algunos y el apoyo de otros.

Al respecto, el expresidente del Colegio de Abogados César Cabrera afirmó que el candidato coreano - boliviano captó la atención de los jóvenes y de los que están descontentos con los partidos (y políticos) tradicionales.

En criterio de este analista, el fenómeno Chi es el reflejo de que hay qhochalas y bolivianos conservadores y machistas, que, seguramente, piensan como él, pero no lo expresan abiertamente, sino solo en el ámbito privado, especialmente en sus hogares o en sus fuentes de trabajo.

Tal es el desencanto de los electores hacia los políticos tradicionales que, como voto castigo, optarán por apoyar a Chi Hyun Chung, porque tiene un discurso “diferente” al de los otros candidatos, según el analista Cabrera.

De acuerdo con la encuesta de intención de voto de Ciesmori, presentada el pasado miércoles, en Cochabamba el candidato Chi obtendría el tercer lugar con 5.4%, tras Evo Morales del MAS (47.8%) y Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana (24.3%). Oscar Ortiz quedaría desplazado a un cuarto lugar con 3.8%.

Una de las frases polémicas que soltó Chi es contra la comunidad LGTBI, sobre cuyos integrantes dijo que necesitan tratamiento psiquiátrico, que provocó la indignación de este colectivo que amenazó con procesos penales.

Asimismo, Chi planteó que los menores no podrán circular en las calles después de las 21:30, prometió que Bolivia será tan próspera como Israel, y lanzó a bocajarro que “a la mujer se la tiene que educar como para que se comporte como mujer”.

Algunos de sus comentarios, polémicos y directos, son considerados retrógrados y machistas y que están orientados a subyugar a la mujer.

Asimismo, Chi afirmó que el culto a la Pachamama forma parte del paganismo y la “artimaña del diablo”.

Al  margen de que Chi pueda o no tener razón, sus declaraciones le han permitido, por lo menos según señala la encuesta difundida por Ciesmori, subir en la preferencia electoral y, por lo visto, puede escalar algunos peldaños más en los últimos días antes de que se realicen las elecciones del próximo 20 de octubre.

En el continente hay ejemplos de cómo quienes lanzaron sin tapujos frases polémicas se encumbraron en el poder. Por ejemplo, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, y Donald Trump, mandatario de Estados Unidos.

Cuando la gente se cansa de escuchar a los mismos políticos y sus propuestas demagógicas, opta por buscar alternativa, sin tomar en cuenta que la opción puede ser igual o peor.

Definitivamente, los electores están cansados de ver más de lo mismo, por lo que se requiere con urgencia un cambio propositivo para el país, que se postulen candidatos con nuevas ideas, jóvenes que no arrastren las taras de los que ya tuvieron su oportunidad y, sobre todo, que se valgan de la política para trabajar por el bien común.

Es hora de renovar la política y a los dirigentes que manejaron los destinos del país con gente joven. Caso contrario, no avizoramos un futuro halagador para el país.

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad