Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 23 de junio de 2021
  • Actualizado 20:18

Las discotecas COVID

Las discotecas COVID

Dueños de discotecas, que operan en la clandestinidad, atentan contra la salud pública de los cochabambinos al permitir que, en horarios prohibidos, cientos de jóvenes se reúnan en espacios cerrados, sin las debidas medidas de bioseguridad y bajo el influjo de bebidas alcohólicas.

Este hecho ya fue denunciado en más de una oportunidad no solo por las autoridades municipales sino también por vecinos donde funcionan estas discotecas clandestinas, pero, al parecer, a los dueños de estos locales no les interesa en lo más mínimo acatar las restricciones vigentes. Lo único que tienen en mente es generar dinero a costa de la salud de la gente, pues las personas que asisten a estos locales se contagian con el coronavirus y, a su vez, llevan esta enfermedad a sus hogares y a su círculo de amigos.

OPINIÓN registró una serie de videos en los que se evidencia el modus operandi de algunos locales a los que jóvenes de diferentes edades ingresan por puertas secundarias. Algunas de estas discotecas aparentan estar cerradas para despistar a los funcionarios que realizan los controles nocturnos.

Si estas personas persisten en no acatar las medidas de restricción vigentes, las autoridades municipales tendrán que actuar de forma drástica, imponiendo las sanciones que correspondan y, en su caso, procesando penalmente a quienes insisten en atentar contra la salud de la población, más aún en una emergencia sanitaria que deja cada día más de 700 nuevos casos de coronavirus.

Y otro dato que debe llamar la atención es que al menos el 50% de las camas de terapia intensiva está ocupado por jóvenes con coronavirus.

En estas discotecas, además de no mantener la distancia social de un metro y medio, muchas de las personas que ingresan no utilizan barbijo.

Estas fiestas clandestinas se realizan después de las 22:00 en diferentes puntos de la ciudad, en horarios en los que no se permite la circulación de personas ni el funcionamiento de locales. Las denuncias se multiplican en las redes sociales.

El alcalde Manfred Reyes Villa advirtió que se procederá a la clausura definitiva de los locales y discotecas que sigan promoviendo estas fiestas clandestinas, porque es un atentado contra la salud de la población.

Y si los dueños de las discotecas o locales siguen infringiendo las restricciones, solo por seguir lucrando, tendrán que atenerse a las consecuencias.

Si la población respeta las medidas de bioseguridad y acata las restricciones vigentes, seguramente que en algunos meses más la situación va a mejorar y se podrán regularizar todas las actividades económicas, pero siempre con precaución, por lo que es solo cuestión de esperar para recuperar la nueva normalidad. Por lo pronto, y hasta que eso no ocurra, se deben extremar los cuidados para evitar que la pandemia siga expandiéndose.

Seamos responsables y evitemos que más personas mueran a causa del virus, que está dejando huérfanos y mucho dolor en las familias.

Atentado

Dueños de discotecas, que operan en la clandestinidad, atentan contra la salud pública al permitir que cientos de jóvenes se reúnan en espacios cerrados, sin medidas de bioseguridad.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad