Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 21:04

Devolución de aportes de AFP

Devolución de aportes de AFP

El Parlamento boliviano ya analiza el proyecto de ley presentado por el presidente Luis Arce para la devolución de un porcentaje de los ahorros que tienen los trabajadores en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) para su jubilación.

El Mandatario cumple una de sus promesas hechas en la campaña electoral; una demanda de varios sectores que, incluso, se movilizaron el año pasado exigiendo que se les entregue el 100% de los aportes ahorrados para paliar los efectos económicos generados por el coronavirus.

Se conoce que el proyecto de norma considera la devolución parcial de hasta un 15% para los que tengan ahorrado en sus cuentas individuales un monto igual a o menor a 100.000 bolivianos, sin tomar en cuenta la edad del trabajador, mientras que el 100% para los que solo hayan acumulado 10.000 bolivianos o menos y tengan 50 o más años.

La intención del Presidente parece acertada, sobre todo, en estos momentos en que la crisis económica golpea a casi todos los bolivianos y que, en muchos casos, hay miles de personas que se han quedado sin trabajo, con cuentas bancarias que pagar y con la responsabilidad de dar todas las facilidades para que sus hijos puedan retomar los estudios.

Sin embargo, es bueno mencionar que los casi 20.000 millones de dólares que administran las AFP no están “guardados” en una caja para disponer de manera inmediata, sino que el 70% está depositado en la banca, el 25% en manos del Estado y el 5% en inversiones en el exterior.

El economista Gonzalo Chávez considera que con la aplicación de esa ley se prevé “meter más demanda a la economía, sin embargo, lo que está muy flojo en el país es la oferta, porque se han roto muchas cadenas productivas y se han cerrado empresas, por lo que si se inyectan recursos económicos frescos, también hay que mejorar la oferta”.

El experto también considera que la medida debe ser muy bien analizada por el gobierno para que no se ponga en riesgo la salud del sistema financiero, ya que ellos trabajan con los ahorros previsionales. 

Es más que claro que si se concreta la devolución de una parte o la totalidad de fondos previsionales, la gente tendrá circulante para realizar transacciones que permitan satisfacer sus necesidades, lo que a su vez permite dinamizar la economía.

El revés sería que muchos trabajadores, al sacar parte de sus ahorros, disminuirían la renta que les tocaría cuando se jubilen, o en el caso de los que podrían retirar todos sus aportes, simplemente no contarían con ese beneficio.

Es más que seguro que ese proyecto de ley será aprobado en el menor tiempo posible. Sin embargo, la decisión de retirar o no está en manos de los trabajadores. Cuando sea aprobada la norma y entre en vigencia tendrán que poner en una balanza los pro y los contra de retirar o no sus ahorros que durante años guardaron en las AFP. Para eso, sería aconsejable que las instancias correspondientes informen muy bien a los asalariados para que tomen una decisión muy bien pensada, analizada y proyectada.

Equilibrio

Será importante que las autoridades analicen bien la ley para devolver los aportes, de tal manera que se beneficie al trabajador, pero sin poner en riesgo la salud de la banca. 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad