Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de agosto de 2020
  • Actualizado 20:36

Desobediencia versus disciplina y compromiso

WhatsApp Image 2020-04-10 at 09.15.22
WhatsApp Image 2020-04-10 at 09.15.22
Desobediencia versus disciplina y compromiso
Más de uno, sin lugar a dudas, se quedó sorprendido al ver el despliegue militar y policial que se dio ayer en Montero (Santa Cruz) al iniciarse el “encapsulamiento” total de esa población, para evitar que el contagio del coronavirus sea más acelerado.
 
El operativo estuvo encabezado por el ministro de Defensa, Luis Fernando López, quien no solo aprovecho el momento para exhortar a los montereños de acatar el aislamiento total, sino que cuestionó el trabajo de algunas autoridades cruceñas que no están cumpliendo con sus obligaciones y permiten que ciudadanos incumplan la cuarentena vigente en el país.
 
La decisión de “encerrar” a Montero se da tras el reporte de varios casos de portadores del virus. Por ejemplo, en 24 horas, se registraron nueve casos positivos y dos muertes, una enfermera de 36 años embarazada y un profesor de 42. En un mes, está ciudad sumó 30 personas infectadas con el COVID – 19.
 
Mientras Santa Cruz es el primer departamento de Bolivia con el mayor número de ciudadanos con el coronavirus, Beni, ubicado también en el oriente del país, no tiene ni un solo caso positivo. Todos se deben preguntar ¿cuál es el secreto?: la principal razón es la responsabilidad con la que han tomado el tema los benianos y, a eso se suma el estricto control que despliegan todos los días las autoridades.
 
El director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Carlos Reyes, señaló a un medio nacional que “nadie entra, nadie sale” de Beni sin ser controlado. Los ingresos por vía terrestre, pluvial y aérea están prohibidos; mantienen un fuerte control en la extensa frontera que tienen con Santa Cruz, La Paz y Pando para evitar el desplazamiento de personas y vehículos. A eso se suma una estricta vigilancia epidemiológica en todos los puntos de ingreso a territorio beniano.
 
Si bien hay desplazamiento autorizado de personal militar, policial, de salud, los que proveen de alimentos, y algunos pasajeros que están en tránsito a otras ciudades, estos son controlados por el personal de salud para evitar el ingreso de casos sospechosos.
 
Hasta el momento, en Beni se reportaron 17 casos sospechosos que, luego de las pruebas, fueron descartados y tienen más de 150 personas “en observación”.
 
Mientras los pobladores de Montero tendrán que vivir “encapsulados” las próximas dos semanas con un solo día libre para abastecerse de alimentos, medicinas y otros, los benianos seguirán respirando tranquilos porque no tiene casos positivos, pero, seguramente, no bajarán la guardia en todo lo relacionado a las acciones destinadas a impedir que ingrese el COVID -19 a sus casas.