Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

Desafío nacional: hacia el Censo 2024

Desafío nacional: hacia el Censo 2024

Ya no hay vuelta que dar. El Gobierno oficializó este jueves, con un decreto supremo, la postergación del Censo Nacional de Población y Vivienda para mayo o junio de 2024, es decir, 18 meses después de la fecha señalada. Inicialmente debía realizarse el miércoles 16 de noviembre de este año.

Tras el anuncio de la postergación del Censo, algunos sectores del país expresaron su oposición al cambio de fecha, con mayor fuerza en Santa Cruz, donde advirtieron con movilizaciones en contra del aplazamiento de esta consulta.

El Consejo Nacional de Autonomías determinó, en una reunión, el aplazamiento del Censo, argumentado que algunas dificultades afectarían a este proceso de consulta, como la pandemia del coronavirus, la falta de una cartografía estadística y la socialización de la boleta censal.

Las instituciones de Santa Cruz hicieron conocer su postura en contra de la postergación, porque consideran que se trata de un cálculo político con miras a las elecciones de 2025.

Empero, al margen de los argumentos que puedan tener las diferentes instancias, a favor o en contra de la postergación del Censo, lo que se debe hacer ahora es trabajar sin pausa para resolver todas las dificultades que se detectaron, con el objetivo de que la organización de esta encuesta nacional sea impecable y no dé lugar a fallas en el momento de su aplicación y menos cuando se tenga que tabular los resultados demográficos y sociales.

El Censo Nacional de Población y Vivienda, que se realiza como promedio cada década, es trascendental para conseguir los datos más fidedignos posibles con el fin de, primero, conocer cuánta población tiene el país en todo su territorio, y lo más importante en qué condiciones vive, qué servicios tiene, qué idiomas habla, cuál es el grado de educación, si accede a centros de salud y hospitales, el porcentaje de empleo, desempleo, entre otros datos.

En base a la información que se pueda recabar en el Censo y su procesamiento, los gobiernos, en sus tres niveles, podrán planificar el desarrollo del país, es decir, tendrán los datos específicos para invertir en las áreas de salud, educación, soluciones habitacionales, infraestructura vial, etcétera.

Por eso es importante que la recolección de datos que se realiza en el Censo Nacional de Población y Vivienda sea precisa, con el menor porcentaje de error, para que los proyectos macros que se deben implementar lleguen a quienes realmente lo necesitan.

Para la fecha de realización del Censo, será también importante que se hayan resuelto todos los problemas limítrofes que existen entre los diferentes departamentos y municipios, para que el día de la encuesta, cada familia sea censada en el lugar que le corresponde, como debe ser.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad