Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 26 de febrero de 2020
  • Actualizado 15:21

Derecho a la identidad

Derecho a la identidad

Según los datos oficiales de Migración, cada año ingresa legalmente a Bolivia un promedio de 20 mil venezolanos. Esto sin contar aquellos que lo hacen de manera irregular por no cumplir con todos los requisitos que exige el país. 

Del total de venezolanos ilegales, una gran parte son menores de edad que acompañan a sus padres. El 90% de ellos no cuenta con un documento de identidad, porque las normas en Venezuela establecen que esa certificación recién es otorgada a partir de los nueve años, por lo que sus padres solo disponen de sus certificados de nacimiento originales o fotocopias, que no son documentos reconocidos para ingresar legalmente al país. 

Por esta razón, muchos de los progenitores —que sí tienen pasaportes vigentes— optan por entrar  irregularmente para proteger la unidad de sus familias. Esto genera un círculo vicioso que propicia la continuidad de la ilegalidad y que era necesario romper con buena voluntad y coordinación interinstitucional.

Bolivia es considerada una zona de tránsito para la mayoría de los venezolanos, cuyo destino final es Argentina y Chile. Pero, al haber ingresado de manera ilegal, tienen que salir del territorio nacional e ingresar a otro país de la misma manera.

Por esta razón, el hecho de que los padres de los menores no puedan legalizar su situación en el país receptor se constituye en un potencial riesgo para su seguridad,  ya que son más susceptibles de ser víctimas de bandas criminales dedicadas al tráfico y trata de niños, niñas y adolescentes.

Ante este panorama, la Dirección Nacional de Migración aprobó una Resolución Administrativa —resultante de la sesión del Consejo Nacional de Migración— para regularizar la permanencia de los niños venezolanos en Bolivia. Ahora, basta una copia simple del certificado o del registro de la partida de nacimiento.

Es una buena medida, aunque el Estado boliviano debe seguir implementado mecanismos para garantizar los derechos de identidad y de seguridad de los miles de niños venezolanos que se encuentran en nuestro territorio, y que vemos cada día en las calles junto a sus padres que buscan subsistir gracias a la solidaridad de los bolivianos.

Cabe recordar que para reducir la vulnerabilidad de este grupo de personas es importante reforzar la cooperación internacional, afianzar la coordinación nacional y asegurar la armonización transfronteriza de las leyes para subsanar posibles ausencias. 

Compromiso La falta de documentación para acreditar la identidad de niñas, niños y adolescentes venezolanos no será obstáculo para garantizar sus derechos. Se debe preservar su identidad y sus relaciones familiares.