Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 18:55

Déficit de proyectos para agua potable

Déficit de proyectos para agua potable

A principios de esta gestión, Misicuni señaló, una vez más, que se garantiza la distribución de agua potable para los municipios que se encuentran en su área de influencia, toda vez que se logró acumular la cantidad suficiente de agua en la represa de 120 metros de altura, pese a que no se llenó en su máxima capacidad.

Sin embargo, el agua que se acumula en la represa no llega aún hasta todos los hogares de municipios como Tiquipaya, Colcapirhua o Quillacollo, debido a que los alcaldes no priorizaron la construcción de redes de distribución, pese a que sabían desde hace por lo menos cinco años que el agua del Proyecto Múltiple Misicuni estaría disponible para beneficiar a miles de familias.

El agua de Misicuni llega desde la gestión pasada a tanques de almacenamiento de los municipios de Colcapirhua y Tiquipaya, no obstante, las familias aún no se benefician por falta de un sistema de distribución que les permita contar con agua de calidad durante las 24 horas del día.

La mayor parte de los barrios de Colcapirhua, por ejemplo, se abastecen de agua “potable” gracias a que tienen cooperativas que cuentan con pozos desde donde distribuyen este servicio, pero se trata de agua contaminada con metales pesados y, en muchos casos, con heces fecales.

Los vecinos, preocupados ante el riesgo de enfermar  a causa del agua contaminada que obtienen de los pozos, mandaron a realizar análisis en laboratorios de la Universidad Mayor de San Simón, instancia que confirmó este extremo, es decir, la contaminación con metales pesados.

Por la poca previsión de algunas alcaldías del Eje Metropolitano y ante el déficit hídrico que se avizora en la región para esta gestión, la Gobernación de Cochabamba instó a los diferentes municipios a priorizar sus recursos económicos para resolver este tema.

La secretaria de Medio Ambiente y Recursos Hídricos, Dora Claros, informó que se comunicó con varias alcaldías para pedirles que prioricen fondos para proyectos de agua potable y riego, especialmente en los municipios del Valle Bajo, Cono Sur, región Andina y la Metropolitana.

Estas regiones, y con mayor énfasis el Cono Sur, sufren sequías casi todos los años sin que hasta la fecha se haya podido implementar soluciones estructurales, e irremediablemente los pobladores se resignan a sufrir las consecuencias, cada año, con la muerte de ganado, pérdida de cultivos y el riesgo de contraer algunas enfermedades por la carencia de este servicio básico.

Para evitar que la población siga sufriendo de escasez de agua potable todos los años, o que el ganado muera y los cultivos se dañen por falta de lluvias, los municipios, en coordinación con la Gobernación, deben trabajar para prevenir posibles desastres, para no lamentar después.