Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 23 de junio de 2021
  • Actualizado 19:28

Las decisiones tibias del COED

Las decisiones tibias del COED

Ante el elevadísimo número de casos de coronavirus, que en los últimos días ha sobrepasado los 900 diarios, y los fallecimientos que se acercan a los tres dígitos, la región debía ingresar desde este fin de semana a una cuarentena rígida por al menos siete días corridos, con el objetivo de dar una tregua al sistema de salud y frenar los contagios que se han disparado en el mes de mayo.

Sin embargo, las autoridades que forman parte del Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) se decantaron por una cuarentena rígida mixta, que podría ser una medida desacertada y que no cambiará en nada la situación actual, es decir, los cientos de contagios diarios seguirán en aumento y las muertes de personas también.

El confinamiento se extiende ahora a los días sábados y domingos, y el horario de circulación será en la semana entre las 05:00 y las 18:00 horas, según la determinación del COED, instancia que se vio presionada por algunos sectores que exigieron que no se ingrese a una cuarentena rígida corrida, por el aspecto económico.

El COED determinó, además, que se intensificarán los controles para hacer cumplir las restricciones y se realizarán rastrillajes para detectar los casos positivos de coronavirus.

Una cuarentena rígida implicaba el confinamiento de la mayor parte de la población, con excepción de los servicios de emergencia, con el fin de evitar el contacto entre las personas para frenar los contagios de COVID y, principalmente, para que el sistema de salud tome impulso, para que se pueda equipar con oxígeno, con unidades de terapia intensiva, medicamentos esenciales para combatir el coronavirus y la contratación de personal médico para tratar a los pacientes.

El tiempo que estará vigente esta cuarentena rígida mixta es, además, muy corto (siete días) para realizar las múltiples tareas que se requieren en el área de Salud.

En los próximos días, las autoridades deberán reunirse todas las veces que sean necesarias para definir las estrategias que se aplicarán de hoy en adelante para que no existan contradicciones en sus decisiones.

Si no se trabaja en equipo, el confinamiento que se implementa los fines de semana no servirá de nada y la situación de precariedad en los hospitales será igual o peor que ahora.

Es evidente que la economía golpeada de miles de familias se vería aún más afectada, pero, por los informes médicos técnicos, y viendo los cientos de casos diarios de COVID, se debía optar por la cuarentena rígida.

Sin embargo, en esta ocasión, como sucedió en otras oportunidades, los intereses de un sector, en este caso el del transporte, se impuso nuevamente.

Pareciera que algunas personas esperan más casos de contagio y muertes en Cochabamba. ¿Pero, hasta cuándo más debemos esperar?

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad