Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 00:17

Cumplir las normas sin recurrir a la violencia

Cumplir las normas sin recurrir a la violencia

Agresiones verbales y físicas de parte de funcionarios del Servicio de Estacionamiento Municipal (SEM) hacia propietarios de vehículos y viceversa, de conductores contra personal de esta repartición, son la moneda común de las últimas semanas en las calles céntricas del municipio de Cochabamba.

El parqueo tarifado en las calles está provocando más de una reacción violenta en quienes se sienten agraviados por una norma que está vigente, pero que se implementa de manera equivocada en muchos casos.

Lo que debe quedar claro es que el ciudadano, aquel que necesita estacionar su vehículo en alguna calle de la ciudad, debe buscar un sitio autorizado y pagar lo que corresponde al funcionario del SEM que está encargado del cobro correspondiente. No debe, el conductor, dejar su motorizado en lugares no permitidos porque si así lo hace sufrirá una sanción económica y el traslado de su vehículo mediante una grúa a una posta municipal.

Pero, lo que se debe enfatizar es que en muchos espacios en los que está prohibido el estacionamiento vehicular no existe la señalización horizontal o vertical, o la misma está tan desgastada que no se nota. En esos casos, el usuario no tiene la culpa, sino las autoridades que no hacen bien su trabajo.

Asimismo, otro problema que acontece es que los funcionarios del SEM no aparecen cuando un conductor necesita estacionar su vehículo y después de buscarlos por varios minutos no le queda otra opción que dejar su movilidad con el riesgo de que lo inmovilicen y lo trasladen hasta una posta.

En esos casos es que los ciudadanos reaccionan por el deficiente servicio que prestan funcionarios del SEM y, por lo tanto, se arma una gresca en la que alguien sale golpeado.

Así como existen ciudadanos prepotentes que tras infringir una norma municipal agreden de palabra y físicamente a los funcionarios del SEM, también hay trabajadores de esta repartición que, en forma obtusa, no entienden las argumentaciones que tienen como descargo los ciudadanos, es decir, que el encargado de cobrar no aparecía o que no se notaban las señalizaciones de restricción.

Para que se cumpla la norma establecida no es necesario recurrir a la agresión. Si una persona ha cometido una infracción, deberá asumir su responsabilidad, pero si la culpa es del municipio o de la repartición que controla el estacionamiento tarifado en las calles, se deberá entender esta situación para que el problema no llegue a mayores.

El alcalde Manfred Reyes Villa advirtió que “ningún funcionario municipal tiene derecho a agredir a la ciudadanía y viceversa (…), quienes incurran en este u otros actos irregulares serán removidos de la institución municipal”.

La ciudadanía espera que se actúe de esa manera, porque las agresiones contra el ciudadano no ocurren solamente en el SEM, sino en otras reparticiones de la Alcaldía, donde el contribuyente es maltratado o se lo atiende con desgano.

Claro que la recomendación también está dirigida a los ciudadanos que no deben acudir a la violencia para reclamar, es mejor explicar y dialogar para que se pueda vivir en un entorno de concertación.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad