Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:50

Crímenes que estremecen a La Paz

Crímenes que estremecen a La Paz

La rutina de las ciudades de La Paz y El Alto  se vio violentamente alterada con dos crueles asesinatos, seguidos de desmembramientos, y una explosión que dejó daños materiales y dos niños heridos.

Si bien la Sede de Gobierno es una de las ciudades más agitadas del país por las frecuentes movilizaciones que se realizan en el centro paceño, los dos asesinatos que se conocieron en los últimos días conmocionaron a la población por la saña que emplearon los asesinos y, sobre todo, porque en uno de los casos se trata de personas jóvenes y, de cierta forma, cercanas a la víctima.

La Policía continúa con las pesquisas en los dos casos, no obstante que en uno de ellos se concluyó que la expareja de la víctima y su amigo son los dos principales sospechosos, sin dejar de lado la posibilidad de la participación de más cómplices en el hecho de sangre.

Y cuando la población intentaba borrar las imágenes del asesinato y descuartizamiento del joven Anakin Tankara, ocurrido en El Alto, una niña halló el cuerpo de una joven en la zona de Alto Inca Llojeta, también asesinada y desmembrada.

Y para cerrar una semana de pesadilla, la noche del pasado domingo, una fuerte explosión, cerca de las oficinas de la Alcaldía de La Paz, causó daños en un edificio municipal y dejó a dos menores con heridas leves.

Lo que preocupa en este último caso es que se trata de un artefacto explosivo que tiene esquirlas que causaron daños de consideración en un edificio de nueve pisos.

Sobre los dos asesinatos acaecidos en La Paz y El Alto, se han enumerado varias hipótesis que buscan explicar cuáles fueron los móviles que impulsaron a los asesinos para ensañarse de forma tan cruel con sus víctimas, investigación que está en manos de los peritos de la Policía.

Los investigadores tienen un desafío por delante, porque deben descubrir a la mayor brevedad posible no solo los móviles de los asesinatos, sino también quiénes participaron en estos hechos de sangre que intranquilizan especialmente a la población paceña.

Se tendrá que dilucidar, además, si los dos casos de asesinato tienen alguna conexión, si son parte de un ritual practicado por algún grupo o si los asesinos actuaron por venganza.

Asimismo, es también importante que las instancias que trabajan por la seguridad ciudadana en el país elaboren y luego implementen programas de prevención para que, en lo posible, no se repitan estos crímenes atroces que no son para nada acordes con una sociedad relativamente tranquila como es la boliviana.

No se puede permitir que estos hechos violentos (los dos asesinatos y la explosión) vuelvan a ocurrir, porque la población no puede vivir hecha un manojo de nervios.

Es de suma importancia que se esclarezcan estos crímenes que perturban a la sociedad y que la Policía esté alerta con sus cinco sentidos para evitar que se cometan otros escabrosos hechos de sangre, por el bien de todos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad