Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 19:07

COVID: tropezamos con la misma piedra

COVID: tropezamos con la misma piedra

Al parecer, muchas personas no han aprendido la dura lección que está dejando la pandemia del coronavirus, porque, lamentablemente, ignoran las recomendaciones que cada día hacen el personal de salud y los expertos en esta enfermedad.

El país ha vivido meses muy duros durante la primera y la segunda ola de la pandemia (más en la primera, a mediados de 2020) cuando las estadísticas nos machacaban todos los días con miles de contagiados, decenas de muertos, enfermos sin la posibilidad de acceder a terapia intensiva y cadáveres sin ser recogidos de viviendas o de la calle.

El sistema sanitario ha colapsado en al menos dos oportunidades y actualmente, cuando los casos vuelven a subir peligrosamente, existe el riesgo latente de que los hospitales no den abasto al número de enfermos que se presentan cada día, en Cochabamba, como promedio, 100.

Y, sin embargo, desoyendo todas las recomendaciones, miles de personas, desesperadas, se lanzan a las calles, a parques, mercados y otros espacios públicos, provocando aglomeraciones que se convierten en los ambientes más propicios para que el virus se siga propagando.

Es cierto, la gente tiene que salir, por necesidad o por despejarse de un largo encierro, pero es posible evitar tumultos, hay más de un lugar en Cochabamba y no es necesario que todos coincidan en un mismo espacio. Lo más prudente es salir solo cuando es estrictamente necesario y, en lo posible, ir a lugares despejados.

No se puede poner en riesgo a las familias, a los grupos vulnerables, a quienes se ha cuidado durante un año.

Las estadísticas son claras, en Cochabamba, en los primeros meses de este año, el 80% de los que fallecieron eran adultos mayores, que fueron contagiados en sus hogares, lo más probable por familiares que se desesperaron por salir a un parque lleno de gente o a otro espacio.

El fin de semana pasado miles de personas, por ejemplo, se dieron cita en los parques municipales, haciendo filas de cuadras, apretujándose unos a otros, compartiendo los mismos espacios, en fin, elevando el riesgo de contagio, por un par de horas de diversión.

Asimismo, la Intendencia de Cochabamba ha intervenido fiestas clandestinas en las que había gran cantidad de personas, bebiendo sin control y sin llevar los implementos de bioseguridad.

Si queremos que el coronavirus deje de arrebatarnos a los seres queridos, tenemos que poner de nuestra parte, usar el barbijo correctamente, mantener la distancia social, llevar alcohol para desinfectarse, lavarse constantemente las manos con agua y jabón y, lo último, pero no lo menos importante, evitar las aglomeraciones. La pandemia pasará en algún momento y podremos nuevamente reunirnos en familia y con los amigos. Es solo cuestión de esperar.

Sin aglomeraciones

La gente tiene que salir, por necesidad o por despejarse de un largo encierro, pero es posible evitar tumultos, no es necesario que todos coincidan en un mismo espacio.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad