Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:18

COVID y sanciones solo en el papel

COVID y sanciones solo en el papel

Basta salir a la calle, subir a un vehículo de servicio público o ir de compras a cualquier mercado de la ciudad para comprobar que  muchas personas decidieron no usar barbijo, artículo vital para protegerse y evitar el contagio de coronavirus.

¿Qué está pasando con los ciudadanos?, ¿será que le perdieron el miedo al mortal virus? En las últimas semanas, el relajamiento a las medidas de bioseguridad es casi total, principalmente en las zonas donde se concentra gran cantidad de gente. Y es que no solo dejaron de usar el tapabocas, sino que tampoco respetan el distanciamiento social del metro y medio entre una y otra persona.

Existen dos normas que obligan a todos los cochabambinos a usar barbijo cuando están fuera de sus casas, pero, lamentablemente, muchas personas prefieren ignorarlas, poniendo en riesgo no solo su salud y vida, sino también la del resto de cochabambinos.

El Decreto Departamental Nro. 964, en el artículo 10 habla de la obligatoriedad del uso de ese artículo cuando las personas circulen fuera de su domicilio.

El Decreto Municipal Nro. 161/2020 del 26 de junio es más específico y obliga a usar tapabocas  “en vías públicas, ambientes de instituciones públicas y privadas así como actividades comerciales de atención directa al público; no se permitirá el ingreso de personas a los mercados, actividades comerciales, áreas públicas sin barbijo”.

En los últimos días y tras la alerta dada por el Servicio Departamental de Salud (SEDES) sobre un posible rebrote de coronavirus, algunas autoridades comenzaron a pedir que se aprueben sanciones para los que no usan barbijo. Es lamentable comprobar que no revisaron las normativas vigentes, porque en ellas están definidas las multas para los infractores.

El decreto de la Gobernación deja en manos de las alcaldías definir las sanciones monetarias. En el caso del municipio de Cercado, la multa para los ciudadanos que no usen barbijo es 300 bolivianos, mientras que para los comerciantes, 500.

Las sanciones están, pero muy pocos las conocen, pese a que la norma está vigente hace casi seis meses.

La debilidad está en la falta de control de la Alcaldía, institución que aún no lo realiza de forma regular y sostenida.

Una vez más estamos viendo que, lamentablemente, muchos ciudadanos no toman conciencia de los riesgos que conlleva  no usar barbijo. No hay excusas, porque a diferencia de lo que sucedía en marzo, abril y hasta julio, ahora los tapabocas están a precios económicos y al alcance de todos.

Es hora de que el gobierno municipal priorice los controles, sobre todo, en estos días previos a la Navidad y de Año Nuevo, porque hay una masiva movilización de personas en centros de abasto y en las calles. Se tiene que comenzar a aplicar las normas para preservar la salud y la vida de los qhochalas.

Reglas

Hay dos disposiciones que obligan y sancionan la falta de uso de barbijo, pero ninguna se las aplica en Cochabamba.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad