Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 26 de enero de 2022
  • Actualizado 01:22

COVID: pruebas rápidas y sin burocracia

COVID: pruebas rápidas y sin burocracia

La jornada del domingo 9 de enero se realizaron 1.419 pruebas en Cochabamba, de las cuales 714 dieron positivas a COVID. Eso implica que un poco más del 50% de las personas que se sometieron a los laboratorios tienen el virus de la pandemia, un porcentaje elevado que confirma, una vez más, que los contagios se han incrementado en forma exponencial.

La mejor manera de evitar que las personas con la enfermedad sigan propagando el virus es que se realicen pruebas en forma preventiva, apenas sientan síntomas relacionados con el coronavirus, y obtengan los resultados de manera rápida, sin demora, porque de eso depende en gran medida que se corte la cadena de contagio.

Por eso, la primera medida que se deberá asumir en el sistema de salud es el de hacer más eficiente la toma de pruebas, de modo que las personas que sospechen de COVID no tengan que formar largas filas, con el riesgo de contagio y, además, reciban los resultados lo más pronto posible, sin demasiada burocracia.

Según información de la Caja Nacional, si se trata de pruebas rápidas o del antígeno nasal, los resultados se entregan en una hora como promedio, mientras que la PCR puede demorar entre 24 y 72 horas, dependiendo de la cantidad de personas que la solicitan.

En más de un caso, los asegurados a entidades de salud tuvieron que recurrir a laboratorios privados (autorizados) para no perder mucho tiempo y evitar formar largas filas, pero eso implica un gasto extraordinario de recursos económicos.

Para evitar que se formen largas filas en los puntos de pruebas de antígeno nasal, los responsables de las entidades públicas de salud deberán pensar en la implementación de más lugares e incrementar el personal que toma las muestras, de modo que los sospechosos tengan un diagnóstico oportuno y, en consecuencia, inicien el tratamiento indicado para estos casos.

Y no está demás insistir en la vacunación masiva, es decir que las personas que aún no han recibido las dosis correspondientes acudan a los puntos establecidos para este fin y no esperen a que se cumpla el compás de espera que se dio hasta el 26 de enero para pensar en inmunizarse, cuando se pida nuevamente el carnet de vacunación para ingresar a determinados espacios públicos o privados.

Si toda la gente en edad de hacerlo llega a vacunarse, los efectos de la enfermedad serán menos severos, con excepción de algunos casos, lo cual debe ir necesariamente acompañado de una toma de pruebas rápidas para todos aquellos que son sospechosos de tener el virus en sus organismos. Aplicando estas dos estrategias y las medidas de bioseguridad se podrá ganar la lucha contra el coronavirus.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad