Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 23 de junio de 2021
  • Actualizado 21:04

COVID y el peso del transporte público

COVID y el peso del transporte público

Cochabamba atraviesa uno de los picos más altos de la pandemia, con más de 500 casos por día, y si bien la intención de las autoridades era reducir el horario de circulación y decretar el confinamiento los domingos, una sola amenaza de parte del transporte público bastó, el pasado lunes, para que se deje sin efecto nuevas medidas de restricción.

Actualmente, personas y vehículos pueden circular entre las 05:00 y 22:00, de lunes a sábado, y hasta las 20:00 los domingos. Las autoridades del departamento habían determinado disminuir en una hora este horario, o tal vez más, pero el transporte echó el grito al cielo con el argumento de que su economía está ya muy golpeada, y la decisión de nuevas medidas quedó sin efecto.

Esperamos que hoy no suceda lo mismo en la reunión del COED, que, de emergencia, volverá a reunirse para determinar nuevas medidas contra la COVID.

Una restricción que incumple gran parte del transporte público es la cantidad de pasajeros que deben llevar en sus unidades (75%), lo que implica que se eleve en gran medida el riesgo de contagio del virus.

En diferentes operativos realizados por el Organismo Operativo de Tránsito se ha comprobado que en los vehículos de transporte público los pasajeros viajan hasta de pie, apretujados, sin mantener la distancia social y, en algunos casos, sin barbijo. Este espacio se convierte, así, en un lugar de contagio de este virus que ha matado a más de 13.000 personas en el país.

Se ha repetido hasta el cansancio que el factor económico es importante para las familias (no solo para el transporte), pero en esta coyuntura de emergencia se debe privilegiar la vida de las personas antes que simplemente lo material.

En el caso del transporte y sus continuas amenazas para conseguir sus demandas, aunque no siempre tengan razón, este sector ha demostrado, lamentablemente, que tiene suficiente fuerza para doblegar a las autoridades, cuando lo que deberían hacer es subirse al carro para ayudar a que los casos de coronavirus se reduzcan drásticamente.

El objetivo de disminuir los contagios solo se logrará cuando exista un trabajo coordinado entre las autoridades y todas las instancias de la sociedad, cuando se trabaje por el bien común de la población y no solo de un sector, y cuando las personas empiecen a cumplir rigurosamente las medidas de bioseguridad: utilizar barbijo, lavarse con frecuencia las manos con agua y jabón, mantener la distancia social, llevar alcohol para desinfectarse y evitar aglomeraciones innecesarias.

Mientras no se cumplan las medidas de bioseguridad y, al contrario, se realicen medidas de presión, como el bloqueo a las carreteras, como lo suelen hacer los transportistas, la batalla contra el virus estará, de forma anticipada, perdida, y más bolivianos seguirán enfermando y muriendo.

Lo más inteligente, por el momento, será coadyuvar en las medidas de protección contra el coronavirus, una tarea que debe ser encarada por todos.

Riesgo

Mientras no se cumplan las medidas de bioseguridad y, al contrario, se realicen medidas de presión, la batalla contra el coronavirus estará, de forma anticipada, perdida.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad