Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 23 de junio de 2021
  • Actualizado 20:23

COVID y estafas en redes sociales

COVID y estafas en redes sociales

Una mujer de 38 años requería, con urgencia, comprar medicinas para su hermana que se encuentra en terapia intermedia a causa del coronavirus, y ante la escasez de medicamentos en las farmacias acudió a una propuesta que le llegó por vía WhatsApp. Cuando estaba a punto de hacer un primer depósito de 6.000 bolivianos, como le exigían, se dio cuenta de que se trataba de una estafa y canceló el envío.

Los delincuentes, que aprovechan cualquier oportunidad para robar a la gente, han encontrado en la desesperación de las familias por conseguir un producto una nueva forma de estafa, ya sea por Facebook o por WhatsApp.

Estos desalmados ofrecen medicamentos que escasean en las farmacias locales, con envío incluido, y quien tiene la urgencia de estos productos cae en la trampa. Solo se percatan de que fueron estafados cuando las medicinas que les ofrecieron nunca llegan y las cuentas desde donde se enviaron las propuestas desaparecen.

Estas personas inescrupulosas aprovechan la desesperación de las familias, más aún cuando los casos de COVID han trepado hasta los más de 700 diarios (773 el pasado miércoles) y las camas en terapia intensiva están totalmente ocupadas.

En estos casos, si las familias no quieren ser estafadas por estos delincuentes, deberán acudir solo a proveedores autorizados y de confianza, porque cuando alguien ofrece un producto mediante una red social no se tiene la garantía de que se recibirá lo ofertado. Puede ser, además, un producto de mala calidad, de contrabando o falsificado.

Cochabamba, así como el resto del país, sufre una tercera ola que deja a su paso cientos de contagios cada día, además de muchas personas que requieren terapia intermedia o intensiva.

Ante esta eventualidad, los gobiernos de los tres niveles tendrán que gestionar la adquisición de medicamentos esenciales para el tratamiento del coronavirus, así como se asegura el oxígeno medicinal, porque en este caso se trata de la salud pública que no solo afecta a los que están enfermos con este virus, sino a toda la población.

Asimismo, la Alcaldía y la Gobernación tendrán que redoblar sus esfuerzos de control en operativos diarios para garantizar que ningún establecimiento farmacéutico venda las medicinas a precios prohibitivos, aprovechando la desesperación de las personas.

En esta emergencia por la pandemia, todos tienen que demostrar su empatía por los demás y actuar de forma correcta, sin aprovechar las circunstancias para sacar ventajas adicionales.

Y se debe, además, recordar a la población que debe cumplir las medidas de bioseguridad y acatar las restricciones vigentes, porque no hay tiempo para seguir debatiendo sobre este tema. La prioridad es salvar vidas.

Precaución

Si las familias no quieren ser estafadas, deberán acudir a proveedores autorizados. Cuando ofrecen un producto en una red social no hay garantía de que se recibirá lo ofertado.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad