Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 11:57

COVID: la apuesta de Manfred y Humberto

COVID: la apuesta de Manfred y Humberto

El exministro Aníbal Cruz y la exdirectora del hospital Viedma Daysi Rocabado tienen en sus manos la misión de velar por la salud de la población de Cochabamba, con el desafío principal de luchar contra el coronavirus, especialmente en una coyuntura en la que los casos han trepado hasta alcanzar los 300 como promedio cada día.

El alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, decidió apostar por el exministro de Salud Aníbal Cruz, mientras que el gobernador Humberto Sánchez delegó esta responsabilidad a Daysi Rocabado. 

Por el currículum con el que vienen precedidos ambos profesionales, la población espera que su trabajo ayude a mejorar ostensiblemente el sistema de salud en Cochabamba, un sector que se ha considerado desde hace décadas el talón de Aquiles de la región.

Estas dos personas tendrán el desafío de reestructurar el sistema de salud con los recursos limitados que tienen la Alcaldía de Cochabamba y la Gobernación, por lo que tendrán que extremar su ingenio para cumplir con los objetivos que se han trazado tanto el alcalde como el gobernador.

Y en esta área (de Salud), el trabajo entre las dos autoridades tiene que ser coordinado con el objetivo de avanzar, por ejemplo, en el fortalecimiento de los centros hospitalarios, pues se requiere no solo infraestructura y equipamiento, sino también ítems para el personal médico y administrativo.

Una tarea urgente es vacunar a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible y, además, continuar con las campañas de concienciación para que la gente recuerde que debe utilizar barbijo, llevar alcohol para desinfectarse, mantener el distanciamiento social y, en lo posible, evitar las aglomeraciones.

Lo que se espera de Cruz, quien fue ministro de Salud durante la parte más dura de la pandemia, es que dicte las directrices para enfrentar el coronavirus, de modo que se pueda disminuir los casos de contagios en el municipio hasta que, idealmente, ya no existan más.

Por su parte, Rocabado, quien fue directora del hospital Viedma, tendrá que aportar con su experiencia para mejorar la administración de los recintos hospitalarios que existen en el departamento, además de posibilitar la edificación de infraestructuras destinadas a convertirse en hospitales de cuarto nivel y, en su caso, de tercer nivel en los municipios que tienen la población suficiente.

Para implementar su plan de trabajo, Rocabado tendrá que realizar un diagnóstico urgente (mejor si lo ha hecho ya) de los hospitales y centros de salud para saber cuál es su capacidad instalada y qué falencias tienen. Una vez que tenga esos resultados deberá gestionar recursos económicos para equipar estos recintos y asegurar el personal médico, en estrecha coordinación con las alcaldías.

Trabajo

Estas dos autoridades tendrán el desafío de reestructurar el sistema de salud con recursos limitados, por lo que tendrán que extremar su ingenio para cumplir los objetivos. 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad