Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 23 de junio de 2021
  • Actualizado 20:16

COVID-19: decisiones contradictorias y políticas

COVID-19: decisiones contradictorias y políticas

Las autoridades que expresaron su intención de trabajar en equipo, por el bienestar de toda la población, se olvidaron en menos de tres meses este compromiso y en las últimas horas empezaron a sacar a relucir nuevamente sus enconos políticos.

No otra cosa se puede inferir de las determinaciones contradictorias que asumen las autoridades del Gobierno central con relación a lo que dictaminan las instancias departamentales o municipales.

Desde hace un par de semanas, algunos municipios del país determinaron, a raíz del elevado incremento de casos de coronavirus, confinar a la población los domingos, además de la reducción de horarios de circulación y sanciones económicas e incluso arrestos para las personas que no acaten las restricciones o las medidas de bioseguridad. 

En las últimas horas, el Gobierno central informó que la Policía no acatará las disposiciones de los gobiernos subnacionales como los de Cochabamba, Santa Cruz, Oruro y Tarija que aplican cuarentenas regionales y restricciones para contener la tercera ola de la pandemia.

Estas evidentes contradicciones (que parece una pulseta política) no solo provocan incertidumbre en la población, sino que también ponen en riesgo su salud.

El objetivo común de todas las autoridades y de la población debe ser, primordialmente, disminuir el número de casos de coronavirus que se registra cada día y evitar las decenas de muertes. La confrontación anodina o el capricho por imponer una postura no traerá nada bueno.

Las autoridades, que en la actual coyuntura dictan resoluciones contradictorias, deberían unir fuerzas para equipar los hospitales, garantizar la provisión de oxígeno e insumos médicos e instalar la mayor cantidad posible de unidades de terapia intensiva.

Es, a todas luces, mezquino privilegiar los intereses políticos en esta emergencia sanitaria, solo para demostrar quién tiene más fuerza o apoyo de los electores.

A quien tiene un familiar enfermo con coronavirus solo le interesa acceder a un hospital con los equipos necesarios que le garanticen que el paciente se recupere bien y lo más pronto posible.

Sin embargo, lo que se ve ahora son familias peregrinando de un lado a otro en busca de un lugar en terapia intensiva, personas que no encuentran medicamentos esenciales para combatir el coronavirus, y cuando los hallan deben pagar hasta tres veces su precio.

Con todos estos antecedentes, debemos recordar a las autoridades que es su obligación trabajar por la población, dejando de lado sus rivalidades políticas, no es un favor que dispensan a la población, es para lo que fueron elegidas.

El factor económico es importante para que las familias puedan por lo menos comer cada día, pero no puede estar por encima de preservar la vida.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad