Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

Cortar las alas al narcotráfico

Cortar las alas al narcotráfico

La vigilancia del espacio aéreo está en entredicho en Santa Cruz, región desde donde, según una denuncia del experto en seguridad aérea Omar Durán, se permite el despegue de aeronaves con cargamentos de droga, sin que las autoridades encargadas del control realicen su labor en forma eficiente.

En una entrevista con Página Siete, Durán aseveró que “hay narcopilotos, aeródromos dedicados al narcotráfico. No entendemos cómo la Dirección General de Aeronáutica Civil, que tiene inspectores, no esté haciendo el control (…)”.

Un recuento de Página Siete señala que en el aeródromo La Cruceña se registraron cuatro casos relacionados con el narcotráfico y en El Trompillo dos.

La denuncia de Durán, si se toma en cuenta notas publicadas en diferentes medios de comunicación, tiene asidero, por lo que las autoridades encargadas de luchar contra el tráfico de drogas deberían tomar en serio la información que se publica y mejorar el control en los aeródromos establecidos especialmente en los departamentos del oriente del país.

Uno de los medios de transporte para llevar droga al exterior, además del terrestre, es el aéreo, por lo que estos aeródromos deben ser estrictamente controlados para evitar que se los utilice con el fin vil de llevar droga desde territorio boliviano hasta países vecinos como Argentina, Brasil o Paraguay.

La nota de Página Siete puntualiza que al menos “dos aeródromos, un aeropuerto y varios pilotos fueron relacionados con el narcotráfico” en varios casos, por lo que se infiere que los controles que se realizan son bastante permisivos, es decir, existe encubrimiento hacia las personas que se dedican a “exportar” droga.

La acción de las fuerzas antidroga debe ser inmediata e implacable, para que quienes se dedican a esta ilícita actividad tengan claro que hay autoridad en el país, que se lucha contra este delito aberrante y que no habrá contemplaciones cuando se trata de erradicar el narcotráfico.

Porque si se permite un solo resquicio para que el narcotráfico opere desde aeródromos o aeropuertos del país, en algunos meses habrá no solo tres de estas infraestructuras que se utilicen como centros de distribución de drogas, sino una docena o más.

Se debe tomar en cuenta que, en los departamentos del oriente, en el monte, hay decenas de pistas clandestinas, desde donde parten avionetas con de droga, burlando a las fuerzas antidroga que tienen dificultades para llegar hasta esas zonas.

Es imprescindible que las fuerzas antidrogas utilicen toda su artillería para desbaratar a las mafias del narcotráfico y no les den respiro hasta erradicar por completo esta lacra que atenta contra la humanidad misma.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad