Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de julio de 2021
  • Actualizado 09:27

Control deficiente a las cajas de salud

Control deficiente a las cajas de salud

Algunos reclamos recurrentes que se escuchan cuando los asegurados se refieren a las cajas de salud a las que están afiliados es la deficiente infraestructura, escasez de personal médico y un trato poco amable.

En el momento en que un asegurado acude para sacar cita con un especialista, le programan la consulta para dentro de al menos un par de semanas o incluso meses, en otros casos, el seguro social a corto plazo no cuenta con el servicio que requiere el afiliado o no tiene en su farmacia la medicina que necesita para su tratamiento.

En estos casos, a los asegurados no les queda otra alternativa que esperar, tolerar el maltrato que reciben o acudir a una clínica privada o consultar con un médico particular en la especialidad que necesita, pese a que la empresa en la que trabaja paga sus aportes a una de las cajas de salud.

La Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social a Corto Plazo (ASUSS) es la instancia que tiene como misión regular, controlar, fiscalizar y acreditar a los entes gestores de la seguridad social de corto plazo, otorgando un servicio de calidad y calidez, contribuyendo al bienestar de la población asegurada.

Pero, en los hechos, esta amplia misión que se ha propuesto la ASUSS no se implementa en su totalidad, o bien porque la población asegurada no conoce sus derechos, o bien porque esta entidad no cumple el rol que le toca desempeñar, que por cierto es muy importante porque se trata de la salud de millones de asegurados y sus familias.

Si la ASUSS quiere que su trabajo mejore, tendrá que hacer campañas para que los asegurados conozcan de su existencia, además de publicitar cómo debe proceder un afiliado a una caja de salud cuando considera que su derecho fue vulnerado.

La ASUSS deberá informar claramente, y en forma muy didáctica, en qué casos interviene, cómo lo hace y cuáles son los resultados de su trabajo.

Hace tres semanas, por ejemplo, el diputado Héctor Arce denunció que la ASUSS no estaba cumpliendo cabalmente su misión, porque no habría intervenido adecuadamente después de que se conociera que, aparentemente, varios pacientes COVID murieron por falta de oxígeno en la Caja Nacional de Salud.

En los últimos años se conocieron un sinfín de reclamos en cuanto a atención se refiere en las cajas de salud, sobre todo referidos a maltrato y esperas muy prolongadas para ver a un especialista.

En estos casos, la ASUSS deberá intervenir y regular el trabajo de estas entidades de salud para que mejoren el compromiso con sus asegurados y brinden un trato de calidad y calidez como tanto pregonan en sus enunciados que hacen conocer a través de los medios de comunicación.

Es tiempo de cambio y mayor fiscalización a las cajas de salud, más ahora que miles de personas necesitan ser atendidas con prontitud para evitar que la COVID cobre más vidas.

Trabajo a medias

La misión que se ha propuesto la ASUSS no se implementa en su totalidad, porque los asegurados no conocen sus derechos o porque esta entidad no cumple su rol.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad