Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 29 de noviembre de 2020
  • Actualizado 08:49

Contrabando, otra deuda pendiente

Contrabando, otra deuda pendiente

Superar la crisis económica que golpea a los bolivianos, sin duda, será una de las tareas importante que el nuevo gobierno de Luis Arce Catacora y David Choquehuanca deberá priorizar. No cabe duda que la labor  será compleja, porque dentro existen varios factores que atender.

El contrabando está entre las muchas tareas que no se deberán dejar de lado, ya que lastimosamente ni el gobierno de Evo Morales ni el gobierno transitorio de Jeanine Áñez pudieron  hacer mucho para reducir la gran cantidad de productos que ingresan de forma ilegal al territorio boliviano.

Las fronteras del país permanecen vulnerables, a pesar del control aduanero que existe, pero que muy poco hace para impedir que los hábiles contrabandistas continúen introduciendo productos sin pagar un solo peso al Estado.

Arce, como exministro de Economía y Finanzas, sabe muy bien el daño económico que genera el contrabando a la economía boliviana. Ahora, como futuro Mandatario, tendrá en sus manos la decisión de adoptar políticas que verdaderamente contrarresten a este flagelo.

Según el estudio titulado Bolivia: contrabando e impacto en el PIB (2010 -2014), presentado en junio de 2016 por la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB),  el valor estimado de contrabando promedio anual para el periodo 2010-2014 fue de 1.680 millones de dólares, con atención a 2012 que llegaron a 1.827 millones. “Si se suma la estimación de contrabando hormiga por 533 millones de dólares anuales, se llega a un promedio anual estimado en  2.213 millones”, que representa aproximadamente 8% del PIB, equivalente a 26% del valor de las importaciones legales. 

Para los empresarios, el contrabando es igual o mayor en tamaño que el sector comercio formal cuantificado en el PIB y equivale a 81% de las manufacturas.

El documento añade que la magnitud del problema revela que más de dos terceras partes del contrabando tienen vinculación con los puertos del Pacífico. En orden de importancia Chile es el de mayor peso, incluyendo ZOFRI; le sigue el Brasil y luego están Argentina, Perú y finalmente Paraguay.

Hasta ahora no existe un nuevo estudio que revele la realidad actual ni la magnitud de este ilegal negocio. Sin embargo, por el tiempo transcurrido se estima que se incrementó notablemente.  En un reciente operativo, la Aduana chilena capturó a un camión que transportaba televisores, celulares, consolas de videojuegos y zapatillas, entre otros, cuyo destino final era Oruro. Según estimaciones, la mercadería decomisada está valuada en más de medio millón de dólares.

Esa es solo una muestra de la cantidad de mercadería que un camión puede transportar y que bien pudo ingresar a Bolivia.

La lucha contra el contrabando es una  tarea pendiente que el nuevo gobierno tendrá que encararla, pese a las protestas que podría genera de personas que siempre ha vivido de lo ilegal.

 

Impacto

El contrabando es igual o mayor en tamaño que el sector comercio formal cuantificado en el PIB y equivale a 81% de las manufacturas.